Espacio de atención y motivación

Un miembro de Aspace Soria en un taller de terapia ocupacional.
Un miembro de Aspace Soria en un taller de terapia ocupacional.
  • Aspace presta servicios en Soria a 45 personas con parálisis cerebral y patologías afines de la provincia de Soria con la mirada puesta en la ampliación de las instalaciones y una futura residencia para usuarios

La Asociación de Parálisis Cerebral y enfermedades afines de Soria es una entidad sin ánimo de lucro que nace en 2002 a iniciativa de un grupo de familiares para dar una atención integral a las personas con parálisis cerebral de la provincia. El objetivo es mejorar la calidad de vida de estas personas y de sus familias a través del desarrollo personal, la igualdad de oportunidades, la rehabilitación, educación, asistencia e integración sociolaboral. No fue hasta el año 2008 cuando Aspace logró abrir las puertas de su centro en un local cedido por el Ayuntamiento de Soria, en un principio con servicio de respiro familiar y de fisioterapia. Desde entonces la entidad ha ido creciendo en servicios y usuarios y en la actualidad se encuentra con problemas de espacio en sus instalaciones y con el deseo de poner en marcha algún día un centro residencial. «En 2008 el centro parecía grandísimo porque había que empezar con algo pero la demanda fue aumentando y hoy el centro se nos ha quedado muy pequeño», explica Laura de Diego, gerente de Aspace Soria, sobre la lucha que ha iniciado la entidad para conseguir un centro más grande ante las necesidades que quedan sin cubrir ya que la falta de espacio incluso ha obligado a la entidad a rechazar una subvención para un programa de empleo.

En estos momentos, la asociación cuenta con 45 socios con parálisis cerebral con edades comprendidas entre los recién nacidos y los 65 años que participan en los diferentes programas. De ellos, 30 asisten al centro, que cuenta con cuatro zonas de tratamiento y una sala para el programa de respiro familiar, los 15 restantes esperan contar algún día con un centro residencial. «Son personas que tienen 50 años y que están siendo cuidadas por sus padres, que tienen 90 años. Los tratamientos uno o dos días a la semana son insuficientes porque hace falta un recurso residencial en Soria en condiciones», explica Laura de Diego sobre la demanda de los socios de más edad, que únicamente cuentan con la opción de las residencias de ancianos, un lugar y una atención que no son los idóneos para ellos.

La asociación cuenta con servicio de fisioterapia y psicomotricidad terapéutica, servicio de terapia ocupacional e integración sensorial, logopedia, educación especial, servicio de ocio y tiempo libre, respiro familiar, apoyo psicológico, información y orientación a las familias, de atención temprana, de hidroterapia y actividad acuática adaptada y el servicio de transporte. Para su desarrollo cuenta con nueve trabajadores, concretamente fisioterapeutas, terapeuta, logopeda, educadora y cuidadores.

Un niño del centro de Aspace junto a una trabajadora, en el programa de educación especial.

Un niño del centro de Aspace junto a una trabajadora, en el programa de educación especial.

La metodología de trabajo del equipo de Aspace Soria consiste en un trabajo coordinado y una atención integral. «Es algo holístico. Todos los trabajadores están implicados en cada usuario y que uno vaya al fisioterapeuta no significa que no haya una valoración del logopeda o que no se trabajen ciertos aspectos de terapia», señala la gerente sobre un trabajo conjunto, coordinado y muy en equipo, y una atención totalmente individualizada. «La parálisis cerebral se caracteriza porque no hay dos iguales, por lo que prácticamente todos los objetivos son individualizados», explica.

Dentro de los programas destaca el de atención temprana, dirigido a niños con parálisis cerebral u otra discapacidad de cero a seis años, una etapa en la que la atención precoz y rápida es muy importante. También cuenta la asociación con el programa de hidroterapia y actividad acuática adaptada. Para ello se trasladan a las piscinas municipales de Soria mientras que los bebés y niños hasta los cuatro años, que necesitan que la temperatura del agua sea más cálida, realizan las actividades en un tanque de agua cedido por el Hospital Virgen del Mirón.

Autofinanciarse

De forma paralela a estos programas con las personas con parálisis cerebral de Aspace, la asociación ha puesto en marcha una iniciativa con el doble objetivo de autofinanciarse y atender de forma integral a personas con discapacidades de origen neurológico ante la falta en Soria de un recurso de este tipo a su disposición. «Hay personas jóvenes que han sufrido un accidente y pasan una temporada de rehabilitación fuera pero luego vuelven a sus casas y hay que trabajar con ellos a diario porque es un tratamiento duro y continuo», afirman desde Aspace, que también ofrece servicio de atención pediátrica, unos programas que han tenido muy buena acogida y que cuentan con ocho usuarios aunque no se puede cubrir toda la demanda que existe por la falta de espacio.

La filosofía general es la atención integral, individualizada, coordinada y de calidad, la lucha porque las personas con parálisis cerebral y patologías afines tengan cubiertas sus necesidades y que su calidad de vida sea cada vez mejor. «Son personas que necesitan mucha atención y lo que intentamos es adaptarnos a cada usuario, motivarle y que el tratamiento sea efectivo», destacan desde Aspace bajo su lema ‘Aprendiendo a aprender’, una frase que refleja que el aprendizaje no acaba nunca pero que siempre se consigue algo, es más, se consigue mucho. Más autoestima, mayor estimulación, menor rigidez, mejor deglución, elasticidad y comunicación, en definitiva, mayor calidad de vida.