Expresión de caridad

Curso de cocina para desempleados organizado por Cáritas.
Curso de cocina para desempleados organizado por Cáritas. / Gabriel Villamil
  • La organización, que aglutina las entidades de las once diócesis de la región, cuenta con 8.000 voluntarios y 600 trabajadores

Es expresión de la caridad. De ahí su nombre. De lo que te dan por amor, no solo por justicia. Del dar sin medida y del trabajo contra la exclusión social en todas sus formas. Así define Cáritas de Castilla y León su filosofía, presente en prácticamente todos los países del mundo a través de Cáritas Internacional y en el país a través de Cáritas Española.

Se trata del organismo oficial que organiza la acción caritativa y social de la Iglesia Católica en todo el mundo y que en Castilla y León está presente a través de las once entidades diocesanas, algunas con más de 50 años de historia, aglutinadas hace más de 20 años en Cáritas Autonómica de Castilla y León. El objetivo de la figura regional es la coordinación y colaboración pero también tener un representante y una única voz ante las instituciones y administraciones regionales.

«La base y el fundamento es la expresión de la solidaridad, de la caridad y del amor fraterno que tiene la Iglesia en todo el mundo», en palabras de Antonio Jesús Martín de Lera, presidente de Cáritas de Castilla y León, que en 2014 atendió a 128.198 personas en situación de exclusión social en la comunidad. Esto supone un 4,1% más que las atendidas en 2013, con 123.097 personas que recibieron la ayuda de la organización

Para ello, las once Cáritas diocesanas destinaron más de 29 millones de euros, de los que el 70% proceden de aportaciones privadas y el 30% de fondos públicos. Y es que se financia de tres maneras fundamentalmente, a través de subvenciones públicas provenientes del IRPF, la Junta de Castilla y León y de ayudas puntuales de ayuntamientos y diputaciones; colectas en las parroquias y donativos de ciudadanos particulares, y aportaciones de usuarios de distintos centros o programas

Voluntariado

Con 8.000 voluntarios y 600 trabajadores, la organización desarrolla programas para mayores, personas sin hogar, infancia, juventud, drogodependientes, personas con discapacidad, inmigrantes, de acogida y atención primaria, y de una forma especial en los últimos años, por los efectos de la crisis económica, programas de empleo y de vivienda que buscan la inserción no solo laboral sino también social de los desempleados con mayores dificultades y que las personas no pierdan su espacio vital o tengan una casa digna.

Clausura de un curso de formación en Jardinería.

Clausura de un curso de formación en Jardinería.

Cáritas también trabaja en cooperación internacional y programas de desarrollo, en campañas de sensibilización y en formación del voluntariado, base de su identidad, puesto que son los grupos de voluntarios que participan en las miles de Cáritas parroquiales que existen los que de forma más directa e inmediata atienden a las personas que lo necesitan.

Además, gestiona residencias de mayores, casas de acogida, centros para personas sin hogar y transeúntes, centros de día, centros para la infancia, comunidades terapéuticas, casas para mujeres víctimas de violencia de género o mujeres que trabajan en la prostitución y centros de empleo y formación.

Ahora Cáritas de Castilla y León también se encargará de coordinar las iniciativas de la Iglesia para la acogida de refugiados en colaboración con otras instituciones y administraciones públicas. En estos momentos, las once Cáritas diocesanas trabajan en la elaboración de bases de datos sobre los recursos que ofrece la sociedad para este fin en la comunidad.