Por la prevención desde el espíritu familiar y la cercanía

Participantes en uno de los campamentos organizados por la Casa Aleste..
Participantes en uno de los campamentos organizados por la Casa Aleste.. / Gabriel Villamil
  • La entidad, integrada en la Federación Don Bosco, desarrolla desde hace 43 años sus programas educativos en Los Pajarillos y otros barrios

La Casa de Juventud Aleste es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja con niños y niñas, jóvenes y adultos, centrando su atención en quienes más lo necesitan. Lleva a cabo diversos programas de desarrollo comunitario y de intervención socioeducativa en la Zona Este de la ciudad de Valladolid, en el barrio de Pajarillos, pero abiertos también a toda la ciudad y poblaciones limítrofes.

La Casa de Juventud comprende cuatro amplias áreas de intervención, organizadas a través de diversas asociaciones y programas:

1. Programas Socioeducativos. Seis en total, que se llevan a cabo a lo largo del curso escolar, adaptados a las diversas edades y necesidades del colectivo al que van dirigidos, de entre 3 y 30 años.

2. Educación desde el deporte. A través del Club Deportivo Don Bosco, con 19 equipos federados y tres de escuelas deportivas para los más pequeños.

3. Educación intergeneracional. A través de la Asociación Cultural El Candil, que desarrolla un amplio abanico de actividades: talleres, charlas, festivales de música y teatro, eventos solidarios, etc.

4. Educación integral desde el Tiempo Libre. A través de la Asociación Juvenil Arco Iris, que lleva adelante muchas actividades lúdico-educativas durante los fines de semanas y en las vacaciones escolares.

5. Educación intercultural. Programa mediante el que se dota a los menores inmigrantes y de minorías étnicas de varios espacios de aprendizaje y de convivencia social.

Además, la Casa de Juventud Aleste organiza actividades y eventos de amplia convocatoria entre los que destaca la Carrera Popular Don Bosco, que este año llegó a su edición número 18.

Algunas áreas y objetivos que se trabajan son: el tiempo libre educativo, la prevención de la exclusión social, la promoción del voluntariado, la compensación educativa, la educación intercultural, la prevención de drogodependencias, la promoción de la cultura, el arte y el deporte, la educación intergeneracional, la conciliación de la vida laboral y familiar etc. La finalidad última es conseguir el pleno desarrollo de niños y jóvenes, especialmente de aquellos que tienen más dificultades personales, educativas, familiares y sociales.

En el año 2014, participaron en nuestros programas más de ochocientos niños y niñas, adolescentes y jóvenes, de entre 3 y 30 años. Un equipo de profesionales coordinan los diversos programas apoyados por cerca de 150 voluntarios.

Además, se realizan eventos multitudinarios como la Carrera Popular Don Bosco, en la que participan más de 3.000 personas y de cien voluntarios.

Pero más allá de los resultados numéricos, lo más importante es la calidad y el estilo educativo de todas nuestras intervenciones, que se caracterizan de un modo especial por el Espíritu de Familia y por el Sistema Preventivo de Don Bosco, en el que la cercanía en el trato y el protagonismo de los destinatarios, son dos pilares fundamentales.

Hay que subrayar la excelente colaboración que existe con los servicios sociales y los centros educativos de la zona, así como el reconocimiento que tenemos ante la administración pública local y autonómica.