El Norte de Castilla

La Junta abrió 775 expedientes por conflictos escolares en el último curso

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos (c), y el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León , Juan José Mateos (d), presiden el Observatorio de Castilla y León en la sección de Convivencia Escolar.
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos (c), y el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León , Juan José Mateos (d), presiden el Observatorio de Castilla y León en la sección de Convivencia Escolar. / NACHO GALLEGO-EFE
  • La región registra una buena convivencia entre sus 400.000 escolares y los casos de acoso descienden de 24 a 20 en un año

La convivencia escolar es buena en Castilla y León. Así lo avalan los datos de acoso, más bajos que en otras comunidades y con un descenso en el último año; la bajada de las incidencias que reseñan los centros educativos; la reducción del número de implicados en estos desencuentros, y la disminución también de los expedientes abiertos. Los datos recogidos por el Observatorio de la Junta, creado en 2004, abren espacio al optimismo; pero sin olvidar que no todo llega a conocerse –el interés del agresor es siempre ocultar su persecución al compañero–; que no siempre se aplican o conocen bien los protocolos de actuación en los centros de formación; y que, un solo caso, es un problema serio.

El consejero de Educación, Juan José Mateos, acompañado de su homóloga de Familia, Milagros Marcos, que preside este observatorio, presentó ayer los datos de convivencia del curso 2013-2014. El informe ofrece conclusiones positivas en prevención como es el aumento de las actuaciones que los centros de formación llevan a cabo para mejorar la convivencia y adelantarse a la conflictividad, 695 más que en el curso anterior y, asimismo, este análisis detecta que disminuye el alumnado con incidencias en 348 casos concretamente; así como los centros con mayor número de problemas, que han bajado de 32 a 24 en el pasado curso.

La situación, según los datos que proporcionan los propios colegios públicos y concertados y centros de Formación Profesional, de la convivencia escolar en Castilla y León «es correcta». El sistema educativo regional ha incrementado el control de las incidencias relacionadas con este día a día académico y, así, han descendido tanto los posibles casos de acoso e intimidación entre iguales, los sospechosos, de 203 a 178, como los confirmados, de 24 en el de 2012-2013 a 20 en el pasado curso escolar.

Los datos revelan un descenso general que llega, incluso, a los que más habitualmente registraban incidencias y a los que tienen matriculados más de 50 alumnos con problemas, que suponen tan solo un 2,18 % del total de los centros de la comunidad. De hecho, desde el curso 2006-2007, el número de conflictos descendió en 5.666 casos.

Refuerza estos datos positivos la bajada en el número de alumnos implicados: 348 estudiantes que presentaban incidencias en el curso anterior dejan de hacerlo. Asimismo, también baja el número de estudiantes con comportamientos reincidentes y multirreincidentes, representando tan solo el 0,85 % y el 0,43 % , respectivamente, del total de alumnado en Castilla y León.

No obstante, todos estos datos hay que relativizarlos teniendo en cuenta que si bien hubo 22.570 incidentes, tuvieron lugar en un entorno de formación con 400.000 alumnos y 35 profesores. El balance general es bueno en la comunidad; pero, pese a ello, el sistema educativo de Castilla y León tiene en sus aulas unos tres mil alumnos conflictivos, generadores de problemas de una forma constante, unos entran al sistema y otros salen; pero esa es la cifra general y continua de los que necesitan atención especial. El curso pasado los reincidentes fueron concretamente 2.964 y, el curso anterior, 3.157, es decir entre el 0,85% y el 0,90% del total. En Segovia es donde más reincidencia y casos se porcentuales se registran y Zamora, la provincia con menos. Así lo detalló ayer el director general de Política Educativa, Fernando Sánchez Pascuala, quien también aclaró que la Junta está pendiente también de los casos de ciberacoso; aunque «la dificultad de detectarlos, igual que en las redes sociales, es mayor que la de los que se producen en las aulas o fuera de ellas pero con alumnos del centro. Otra cosa es que haya denuncia».

Los incidentes relacionados con el desarrollo de las tareas escolares siguen siendo los de mayor peso; pero mantienen la tendencia a la baja iniciada hace varios cursos.

Mediación

La Consejería de Educación adoptó, entre las medidas de corrección, la apertura de 775 expedientes, el 0,22% respecto al total de alumnos. Además, hubo 898 centros educativos donde no se abrió ninguno y en doce hubo más de diez abiertos a los estudiantes. La Junta acordó poner en marcha 1.148 procesos de acuerdo reeducativo y 1.188 de mediación, ambos supusieron el 16,77% de las actuaciones de corrección

Sánchez Pascuala explicó ayer en la presentación del informe que los procesos sancionadores normales buscan producir un efecto reeducativo para modificar la conducta inadecuada. Y son solo los graves los que obligan a la Junta a remitirlos al Ministerio Fiscal.

El informe del Observatorio concreta que, al finalizar el curso pasado, había en Castilla y León una quincena de casos pendientes de trámites y actuaciones judiciales y 32 archivados por sentencia firme, la mayor parte con el profesor como víctima.

Las actividades de convivencia que realizaron los centros durante el curso pasado se incrementaron en 695 manteniendo la tendencia ascendente iniciada en el del 2006-2007. Todos centros públicos cuentan ya con coordinador de convivencia y un 92,35 % de los centros concertados también.