ARANDA

Ribera del Duero se enfrenta a una de las añadas «más conflictivas»

La asociación enológica Enoduero habla de una segunda brotación irrregular

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

Ribera del Duero se enfrenta a «una de las añadas más conflitivas de su historia» después de sufrir una de las peores heladas que se recuerdan a finales del mes de abril. Así lo pone de manifiesto la Asociación Enológica Enoduero que, dos meses después de aquella helada, alerta de que la segunda brotación se está desarrollando «con irregularidad y eso puede afectar a la evolución y a la maduración». El mayor problema sin duda, según el portavoz del colectivo, Miguel Ángel Ortega, va a estar en la cantidad de uva recogida, que puede estar por debajo de la mitad de la cosecha record alcanzada el año pasado.

Volviendo al estado actual del viñedo, desde Enoduero explican que aunque «en mayo llovió bastante, y hacía mucha falta, el proceso va muy retrasado». En cualquier caso, Ortega desea que no haya más sorpresas, en forma de tormenta de granizo y «que en septiembre haga bueno».

En cuanto al análisis del viñedo, las noticias son más positivas: «está sano y si todo va bien no tiene por qué haber problemas ni de Mildiu ni de Oidio, nuestro problema endémico», insiste el enólogo. En estos momentos, en la zona se realizan los tratamientos normales de azufre para evitar su llegada.

La Asociación Enoduero aglutina a un total de 112 enólogos de la Ribera del Duero, en un colectivo que cuenta con una década de trayectoria con elobjetivo de avanzar en la marca de calidad.

 

Fotos

Vídeos