El retablo de la parroquia de Poza de la Sal vuelve a brillar en todo su esplendor

Retablo/El Norte
Retablo / El Norte

La Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento financian la restauración del retablo barroco de San Cosme y San Damián

GABRIEL DE LA IGLESIA

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, ha presentado hoy los trabajos de restauración del retablo mayor de la iglesia parroquial de Poza de la Sal, una intervención que ha supuesto una inversión de más de 82.000 euros cofinanciados por parte del Ayuntamiento de la localidad burgalesa (40 por ciento) y por la propia Consejería de Cultura (60 por ciento).

Según han explicado los responsables del proyecto, la intervención se ha centrado en el retablo barroco de San Cosme y San Damián, datado en 1710 y atribuido a los hermanos Cortés del Valle. Dicho retablo presentaba una policromía que acumulaba suciedad y gran alteración de estrato superficial, además de una modificación importante de la zona central, al desaparecer el sagrario original y la mesa de altar y ser sustituido por un vitral y sagrario moderno.

De esta forma, los trabajos han consistido en el tratamiento curativo y preventivo antixilófagos y en sendas actuaciones de protección y consolidación de la madera. Así mismo, se ha dado solución a los problemas estructurales de sus distintos elementos, se han reintegrado volúmenes en los elementos arquitectónicos seriados, se ha trabajado en la conservación y limpieza de las policromías, dorados y capas pictóricas y se ha reintegrado y protegido el color.  Gracias a los trabajos desarrollados, se ha recuperado la imagen que tenía el sagrario antes de la reforma de los años 60.

La restauración del retablo responde al interés de la Junta por promover el patrimonio de la comunidad y hacerle protagonista de su desarrollo económico, sobre todo en una localidad histórica como Poza de la Sal, integrada junto a Frías y Oña en la ruta ‘Raíces de Castilla’. En este sentido, García Cirac ha insistido en que esta actuación pone de manifiesto «la colaboración institucional de un pequeño Ayuntamiento, que ha querido implicarse en las responsabilidades, no solo hacia lo propio, sino también comprendiendo que el patrimonio es un activo no deslocalizable, capaz de generar empleo y desarrollo».

Fotos

Vídeos