Moda hecha con el corazón

La diseñadora Natacha Arranz saluda al final de su desfile./Cristina López Reques
La diseñadora Natacha Arranz saluda al final de su desfile. / Cristina López Reques

La burgalesa Natalia González Rojo gana el Premio Customízate by Ikea en una segunda jornada en la que los diseñadores de la región dejan huella

Sonia Quintana
SONIA QUINTANABurgos

Los desfiles de la segunda jornada de la Pasarela de la Moda de Castilla y León arrancaron en el Fórum Evolución de Burgos con la moda infantil de la firma burgalesa Trasluz, que subió a la pasarela la colección que cuelga ya en las perchas de sus tiendas. Su ropa más ‘casual’ se tiñe este invierno de marrones, verde musgo, mostaza y grises para dar color a vestidos, pantalones y jerseys de algodón. Para las ocasiones más especiales Trasluz propone el terciopelo. «Estamos en una situación muy crítica», asegura Javier Martínez. «Este octubre ha sido el peor mes de ventas de nuestra historia», confiesa uno de los empresarios textiles más importantes de la región.

Bajo la tenue luz de las lámparas de La Real Fábrica de Cristales La Granja que este año decoran la pasarela burgalesa, la firma vallisoletana Rosalita Señoritas también llenó de niñas la pasarela con su colección para la próxima temporada Primavera-Verano 2018. Colores vivos y estampados con escenas de playa y lugares paradisíacos son el denominador común de una colección que se complementa con las prendas de la colección para mujer, Rosalita McGee, que cerró el primer bloque de desfiles.

Tras el verano de Rosalita, la diseñadora vallisoletana Raquel Castaño volvió a acercar el otoño al público presente con sus paraguas pintados a mano y su primera colección de abrigos con sus personalísimos estampados florales. Sombreros, tocados y piezas únicas de fieltro realizadas a mano completaron el desfile de la vallisoletana, a la que siguió la leonesa Susana Escribano con sus prendas ‘casual’, algunas también estampadas a mano. Susana Escribano apuesta por prendas muy versátiles que combinan entre sí son facilidad. «Me debo a esta pasarela. Salí de aquí y aquí tengo que estar. La gente quiere moda española pero no quiere pagar por ella. Ahora somos veganos, animalistas… pero no nos importa usar ropa hecha por niños en no sabemos qué condiciones», señaló la leonesa.

Concha Ceballos, Natacha Arranz y Didesant cerraron los desfiles de la jornada. Las tres firmas, viejas conocidas de esta pasarela, presentaron sus colecciones de fiesta para la próxima temporada. La salmantina Concha Ceballos presentó una exquisita colección de vestidos con sugerentes transparencias; la vallisoletana Natacha Arranz, fiel a su estética oriental, acompañó sus estilismos teñidos de berenjena con la joyas de Antonio Zúñiga. Natacha Arranz, que vive a caballo entre Valladolid y Escocia, presentó también su colección de sombreros y tocados. El leones Santiago García, Didesant, celebra sus 30 años en el mundo de la moda con la colección que presentó ayer en Burgos cargada de tules, encajes, gasas y satenes.

La jornada se completó con la entrega del Premio Customízate By Ikea que en esta edición ha recaído en la burgalesa Natalia González Rojo, estudiante de la Escuela Superior de Arte y Diseño de Burgos.

Natacha González Rojo recibe el cheque del Premio Customízate by Ikea.
Natacha González Rojo recibe el cheque del Premio Customízate by Ikea. / Cristina López Reques

Fotos

Vídeos