El caso «está en manos de la Policía»

Muchos vecinos se han enterado de la noticia al ver la esquela./GIT
Muchos vecinos se han enterado de la noticia al ver la esquela. / GIT

La familia de la víctima pide respeto tras el suceso | Los vecinos que la conocían insisten en que era una persona «extraordinaria»

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La muerte de la burgalesa Silvia Plaza como consecuencia de las heridas sufridas por la paliza propinada por su expareja en la madrugada del domingo ha conmocionado a la ciudad, generando un enorme movimiento de repulsa ante un nuevo caso de violencia de género. Un caso que, según han subrayado los familiares de la víctima, está en manos de la Policía. Por eso, han declinado hacer ningún tipo de declaraciones, insistiendo en pedir respeto e intimidad en un momento muy complicado.

Sea como fuere, esta mañana, en el número 14 de la calle Calleja y Zurita se respiraba una atmósfera rara. Allí, en el portal donde se ubica el domicilio familiar, una esquela anunciaba la muerte de Silvia Plaza, cuyo funeral se celebrará mañana en la capilla del tanatorio de San José. Los vecinos del portal que conocían a la joven la califican de persona «extraordinaria», condenando de manera rotunda el suceso y lamentando su pérdida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos