Iberdrola considera coherente la decisión de no renovar la licencia de Garoña

Oficina de Iberdrola en Valladolid
Oficina de Iberdrola en Valladolid. / Ricardo Otazo

La compañía ha defendido desde hace más de un año y medio el cierre de esta instalación al considerar que su continuidad era económicamente inviable

EL NORTE

Iberdrola considera coherente la decisión del Gobierno de denegar la solicitud de renovación de la licencia de explotación de la central nuclear de Garoña, alegando que no afecta ni a la seguridad del suministro eléctrico en España, dado que la instalación no está operativa desde hace cinco años, ni al precio de la luz que pagan los consumidores.

La compañía ha defendido, desde hace más de un año y medio, el cierre de esta instalación al considerar que, aun siendo segura desde el punto de vista técnico, su continuidad era económicamente inviable.

Iberdrola ha afirmado además que contribuirá, a través de Nuclenor, a dar cumplimiento a la mayor brevedad posible al contenido de la Orden Ministerial que plasmará la decisión anunciada hoy y a las actuaciones que se deriven del cese definitivo.

La compañía explica que habrá una fase de predesmantelamiento que durará tres años y se ocupará Nuclenor, donde se realizarán inversiones que rondarán los 150 millones de euros.

Iberdrola ha resaltado que se encuentra firmemente comprometida con los trabajadores de Garoña, como recuerda que ha hecho en Puertollano con la instalación de Elcogas, también económicamente inviable a su juicio, que superó el compromiso de recolocación de su plantilla.

Por último, la empresa energética considera que es una lástima que los casi 400 millones invertidos durante estos años en los que la instalación ha estado parada no se hayan utilizado para reindustrializar la zona por la negativa del otro accionista de Nuclenor.

Fotos

Vídeos