Ecologistas en Acción valora un 2017 marcado por el cierre definitivo de Garoña

Energía decretó el cierre de Garoña en agosto/GIT
Energía decretó el cierre de Garoña en agosto / GIT

La organización ecologista hace balance del año, aplaudiendo el cierre definitivo de la central, pero criticando la gestión medioambiental de las administraciones

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Acaba de concluir 2017 y toca hacer balance de o acontecido durante el último año. Un año que, en el terreno medioambiental, viene marcado sin ningún lugar a dudas por el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña. Así al menos lo entiende Ecologistas en Acción (EeA), que en su memoria anual ha querido valorar la clausura de la planta nuclear del Valle de Tobalina, la cual ha permitido cumplir una reivindicación histórica.

Eso sí, desde la organización entinden que el cierre de Garoña no fue idílico. No en vano, entienden, el Gobierno dio «tumbos con el propósito de ampliar el tiempo de funcionamiento del parque de centrales nucleares y dejando ver las irregularidades y oscurantismo en el funcionamiento del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)».

Al margen del cierre de la planta, desde EeA consideran que el año ha estado totalmente condicionado por la sequía y la gestión medioambiental de las administraciones públicas. En este sentido, la organización ha vuelto a dar un tirón de orejas al Ayuntamiento de Burgos, que en los últimos meses ha promovido varias talas de árboles muy criticadas por diferentes organizaciones. «Los árboles adultos, auténticos aliados en el urbanismo para generar espacios agradables, cobijar otras especies que viven en la ciudad, depurar el aire, fijar CO2... son tratados por la gestión municipal como peligrosos seres, de forma que se han eliminando numerosos ejemplares adultos y mutilado otros a través de podas agresivas y excesivas», aseguran fuentes de la organización.

Asimismo, y sin abandonar el terreno municipal, desde EeA lamentan que las ordenanzas de residuos y limpieza y el borrador de la ordenanza de movilidad desarrollados por el Consistorio en 2017 se quedan muy cortos. «Los tres textos son continuistas con un modelo obsoleto que hace tiempo que está dando señales de alerta», advierten.

Asimismo, desde Ecologistas en Acción valoran la puesta en marcha de la campaña 'Vivir con lobos', un proyecto mediante el que se defiende la «posible y necesaria coexistencia del lobo con la ganadería extensiva, siendo ambas piezas claves para lograr un mundo rural vivo y con ecosistemas sanos». Y es que, recuerdan, «la situación del lobo en la provincia de Burgos refleja una tendencia a la baja, pese a ello, el cupo de lobos que se autoriza cazar cada año es el mismo e incluso aumenta».

Con todo, una vez cerrado el año, toca mirar hacia adelante. Y la organización ecologistas asegura que en 2018 seguirá trabajando para «transitar hacia un modelo más justo y sostenible que el actual». «A pesar de la grave crisis ambiental en la que nos encontramos sabemos que el ecologismo es hoy más necesario que nunca», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos