Ecologistas en Acción lamenta el escaso margen temporal para alegar contra Garoña

Central Nuclear de Santa María de Garoña./Avelino Gómez
Central Nuclear de Santa María de Garoña. / Avelino Gómez

La organización ecologista insiste en argumentar que la central no es segura

GABRIEL DE LA IGLESIA

Ecologistas en Acción ha criticado hoy que las organizaciones y entidades llamadas a consultas por el Ministerio de Energía para decidir sobre el futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña «solo han tenido 10 días hábiles para hacer alegaciones y no se ha facilitado el acceso a ningún tipo de documentación», contraviniendo así lo que debería haber sido un «procedimiento de participación abierto».

En este sentido, desde la organización ecologista se entiende que esta fórmula no es sino «un nuevo intento de hurtar el debate a la sociedad sobre el uso de la energía nuclear, más aún cuanto la posición mayoritaria es contraria» a la reapertura de la instalación nuclear del Valle de Tobalina.

Además, a juicio de Ecologistas en Acción, «el informe del Consejo de Seguridad Nuclear no puede servir de base a la reapertura». No en vano, subrayan «se hizo en un tiempo récord e insuficiente para dictar un informe riguroso” y «se emitió sin que se hayan cumplido los requerimientos en materia de seguridad, que en principio iban a ser indispensables para cualquier decisión en torno a su futuro».

Sea como fuere, Ecologistas en Acción, al igual que otras entidades llamadas a consultas, han presentado en tiempo y forma sus respectivas alegaciones. En su caso, la organización ha pivotado toda su argumentación en la «falta de seguridad» de la central y en la «falta de cultura de seguridad de Nuclenor», empresa propietaria de Garoña. A este respecto, inciden desde la organización, «cuanto mayor es la edad de una central nuclear, más elevado es el riesgo de un accidente». En el caso de Garoña, por su propio diseño, «se han evidenciado importantes fallas de seguridad que podrían desencadenar en un accidente de consecuencias terribles, agravado por su situación a la cabecera del río Ebro.

Además, seguirían generándose residuos radiactivos para los que no existe forma de gestión satisfactoria en el presente». Y todo ello, recuerdan desde Ecologistas en Acción, mientras Endesa e Iberdrola (dueñas de Nuclenor) «no parecen estar de acuerdo en los planes de futuro de la central” a pesar del “interés que muestra el Gobierno del PP».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos