Ecologistas en Acción cuestiona la «ausencia de debate público» sobre el futuro de Garoña

Central Nuclear de Santa María de Garoña/Avelino Gómez
Central Nuclear de Santa María de Garoña / Avelino Gómez

La organización ecologista critica el proceso seguido y confirma que presentará alegaciones en el plazo otorgado por el Ministerio de Energía

GABRIEL DE LA IGLESIA

Ecologistas en Acción ha criticado hoy la «ausencia de debate público real» en torno al futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña. Y es que, a juicio de la organización ecologista, «las únicas discusiones que han existido han sido las mantenidas entre Iberdrola y Endesa, las eléctricas propietarias de Garoña», que parecen no ponerse de acuerdo sobre el futuro de la planta del Valle de Tobalina, mientras que el Gobierno «siempre fue favorable a la reapertura».

Más información

En este sentido, desde Ecologistas en Acción insisten en que «el debate público real no puede sustituirse por un corto periodo de 10 días para presentar alegaciones, y mucho menos por las discusiones a puerta cerrada entre el Gobierno y las dos eléctricas». Eso, según la organización «es una muestra de la falta de democracia que existe en torno a las decisiones sobre la energía nuclear» a pesar del «riesgo» que implicaría la reapertura de Garoña «para la zona y toda la cuenca del Ebro».

Aún con todo, Ecologistas en Acción aprovechará el periodo abierto por el Ministerio de Energía para presentar alegaciones. Unas alegaciones que, explican en un comunicado, «irán en dos sentidos». Así, en primer lugar, abordarán la «falta de seguridad» y el «lamentable estado» en el que se encuentran varios sistemas, como el de «protección contra incendios», el «de los venteos de la contención» o el del «aislamiento de radiaciones de la sala de control». A este respecto, desde Ecologistas en Acción denuncian la «absoluta dejadez de la empresa propietaria en el mantenimiento de la central», pues la última acta trimestral de inspección del CSN «mostraba la existencia de piezas caducadas, de otras cuya fecha de caducidad estaba falseada, de sistemas de megafonía que no funcionaban y de una pésima gestión del almacenamiento de los residuos radiactivos de media y baja actividad, que ha conducido incluso a la rotura de los bidones y al esparcimiento de los residuos».

Paralelamente, las alegaciones de la organización ecologistas abordarán también «la forma» en que se ha desarrollado el proceso de Garoña, el cual ha sido calificado de «irregular». No en vano, la solicitud de licencia por 17 años «nunca se había realizado» y «contraviene las indicaciones sobre buenas prácticas del Organismo Internacional de la Energía Atómica». Además, añaden, el informe favorable del CSN se emitió sin que Nuclenor haya introducido aún las mejores exigidas por el propio organismo anteriormente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos