Detenido por recoger aceite residual suplantando a una empresa

Bidones de aceite requisados
Bidones de aceite requisados / Guardia Civil

La Guardia Civil detiene a un ex trabajador de una empresa dedicada a la recogida de aceite usado

GABRIEL DE LA IGLESIA

La Guardia Civil ha detenido en Burgos a A.B.B., de 37 años de edad, como presunto autor de sendos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil tras hacerse pasar por trabajador de una empresa de recogida de aceite residual retirando el desecho, amparado por albaranes auténticos, para después venderlo particularmente.

La Guardia Civil tuvo conocimiento de los hechos el pasado mes de marzo. Una empresa ubicada en la provincia cuya actividad principal es la recogida de aceite residual denunciaba que al menos una persona  ajena a la empresa, amparado en albaranes originales de la compañía, estaba realizando múltiples recogidas fraudulentas de aceite usado.

Las pérdidas conocidas hasta el momento, bajo ese modus operandi, fueron cifraban en más de 2.500 euros, sospechando que podían ser superiores. El Área de Investigación del Puesto Principal Alfoz de Burgos abría una investigación conociendo que los albaranes únicamente se encontraban en las oficinas y vehículos de la empresa.

Las pesquisas se centraron en el entorno de la empresa, detectándose nuevos hechos similares en diferentes establecimientos de la provincia. La valiosa información obtenida tras consumarse otra estafa de iguales características en un área de servicio de la A-1, llevó a la identificación y localización del sospechoso y su posterior detención.

Un detalle de las prendas que vestía el ahora detenido al cometer los ilícitos, la descripción física y el minucioso análisis de la información recabada, permitió su vinculación con los hechos.

El único fin perseguido es el lucro económico obtenido de la posterior venta del aceite residual recogido de manera fraudulenta. El autor, sin ingresos conocidos, había tenido anteriormente relación laboral con la empresa (dedicada a la recogida de aceite usado); en sus desplazamientos y recogidas vestía indumentaria de trabajo de la empresa afectada, para no levantar sospechas.

Aprovechando albaranes oficiales de esta, recogía el residuo desechable originado en las cocinas de determinados establecimientos de hostelería, para a continuación transportarlo y venderlo de manera particular a alguna empresa dedicada al refinamiento del aceite para su reutilización. Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Burgos.

Fotos

Vídeos