Cuerpos sobre la calzada para denunciar la siniestralidad de la N-I

Acto de protesta de la Plataforma de Vecinos Afectados por la carretera N-1 en Pancorbo./Santi Otero/Efe
Acto de protesta de la Plataforma de Vecinos Afectados por la carretera N-1 en Pancorbo. / Santi Otero/Efe

Alrededor de 400 personas se concentran en Pancorbo para exigir la liberalización de la AP.1 tras el último accidente mortal

GABRIEL DE LA IGLESIA

Alrededor de 400 personas se han concentrado esta tarde en el Desfiladero de Pancorbo, en el punto exacto en el que el pasado martes fallecían cinco miembros de una misma familia de origen francés tras empotrarse el turismo en el que circulaban contra un camión. Y lo han hecho escenificando muertes en la carretera. Decenas de cuerpos sobre la calzada y manos manchadas de sangre. Un siniestro gesto cargado de simbolismo para denunciar la siniestralidad de una vía que, según denuncian desde la Plataforma de Afectados por la N-I, ya se ha cobrado demasiadas víctimas.

Así lo ha subrayado el portavoz del colectivo, Rafael Solaguren, que una vez más ha exigido en nombre de todos los vecinos que «liberalicen de una vez la autopista de peaje» AP-1, que discurre en paralelo a la N-I y «ya está sobradamente amortizada». A juicio del colectivo, la liberalización de la vía de peaje es la única solución viable a la alta siniestralidad de la N-I. No en vano, ésta deriva directamente del intenso tráfico que soporta la carretera. Actualmente, se calcula que cerca de 10.000 vehículos circulan por ella de media al día. Y lo que es más relevante, más de la mitad de los mismos son camiones. En esas condiciones, Solaguren insiste en que «cualquier despiste supone un choque frontal contra un camión». Y las consecuencias de este tipo de colisiones son trágicas.

Por eso, desde la Plataforma se ha criticado  con vehemencia la imagen que se ha querido trasladar del último accidente mortal, «minimizando» lo ocurrido y vinculándolo de manera exclusiva con una «imprudencia» de un conductor.

En esta línea, Solaguren ha criticado al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, cuyas últimas declaraciones son «una auténtica vergüenza». Y es que, según ha subrayado, es «mentira» que haya más víctimas mortales en la autopista que en la carretera convencional. Es más, desde la Plataforma se insiste en que los datos de siniestralidad no son reales, ya que no contabilizan los fallecidos después de un tiempo como consecuencia de heridas sufridas en accidentes previos. Algo similar, ha abundado Solaguren, pasa a la hora de clasificar los puntos negros, que sólo contabilizan las muertes, y no otras circunstancias, como «el intenso tráfico de camiones, las condiciones de la vía o la climatología, que aquí suele ser muy adversa».

Asimismo, desde la Plataforma se critica que el Gobierno pida «dinero» a la Junta para establecer un peaje blando en una carretera que «es de su competencia», máxime, ha añadido, cuando el Gobierno está promoviendo «rescates multimillonarios» de «autopistas deficitarias» en otros puntos del país. «Que hagan las cuentas. Desde que se renovó la concesión por el doble de tiempo de lo que estaba previsto inicialmente, son 250 personas las que han fallecido, con nombres y apellidos. Ellos verán si duermen tranquilos. Hasta yo me quedo con mal cuerpo cuando hay una muerte porque pienso que puedo hacer más», ha destacado Solaguren.

Con todo, los portavoces de la Plataforma se reunirán el próximo viernes con el responsable provincial de Tráfico para avanzar en la redacción del informe comprometido el pasado martes por el propio director de la DGT, Gregorio Serrano. Un informe con el que el colectivo confía en poder presionar a Fomento para que, al menos, abra los peajes para los vehículos pesados mientras se espera al fin de la concesión, que en teoría concluye el 30 de noviembre de 2018. A partir de ahí, la Plataforma seguirá exigiendo una liberalización total que, por el momento, no está confirmada. «Nada se dice de que el peaje vaya a quedar libre» tras la finalización de la concesión, ha recordado Solaguren al tiempo que exigía que se «deje claro que la autopista va a ser libre para todos los vehículos».

Fotos

Vídeos