Burgos se queda sin tren turístico a partir del 1 de agosto

El tren turístico de Burgos en una imagen de su página web. / El Norte

La oposición tumba la prórroga del contrato de concesión con la empresa que prestaba el servicio a doce días de su finalización

GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El tren turístico que desde hace años muestra a los visitantes algunas de las maravillas de Burgos dejará de recorrer las calles del centro de la ciudad a partir del próximo 1 de agosto. Así ha quedado decidido hoy en el Consejo de Administración del Instituto Municipal de Cultura (IMC) de la capital provincial, que ha tumbado, con los votos en contra del PSOE e Imagina Burgos, la propuesta de prórroga del contrato de concesión que se mantiene desde hace nueve años con Duerotren SL.

Dicho contrato, firmado inicialmente con una duración de ocho años, ya fue prorrogado el verano pasado y finaliza el próximo 31 de julio, por lo que el Equipo de Gobierno municipal propuso la aprobación de otra prórroga, una posibilidad rechazada por el PSOE e Imagina Burgos de manera totalmente “inesperada”.

En este sentido, la presidenta del IMC y concejala de Cultura, Lorena de la Fuente, ha asegurado no comprender la decisión de los grupos de la oposición, toda vez que “el servicio está funcionando bien” y la prórroga venía avalada por los técnicos de las áreas de Educación y Turismo. “No me parece responsable ni lógico” que se bloquee la prórroga, ha asegurado, y menos con la campaña veraniega a medias.

Muy diferente es la postura de los socialistas, que insisten en cuestionar la forma en la que se ha propuesta la prórroga. Ya el año pasado, explican, desde el PSOE se puso de manifiesto la necesidad de sacar un nuevo pliego para la concesión, pero el Equipo de Gobierno no hizo nada al respecto. Además, subraya la concejala Nuria Barrio, este expediente debería haberse debatido con mucha mayor antelación, y no a menos de dos semanas de que finalizara la concesión, una práctica que viene siendo objeto de debate político en el seno del IMC desde hace años.

Ese horizonte temporal hace prácticamente imposible que el Ayuntamiento articule algún tipo de alternativa para el servicio del tren turístico. “Vamos a mirar todas las opciones posibles”, pero es “muy difícil” poner en marcha un plan b que ni siquiera se había planteado hasta hoy, ha reconocido De la Fuente. Es más, a juicio de la concejala, cualquier opción que no pase por la concesión es prácticamente inviable, ya que implicaría la adquisición de vehículos, que en su día fueron aportados por la empresa.

El resultado, sea como fuere, es que a partir del 1 de agosto, el característico tren de color rojo que recorría los rincones más emblemáticos de la ciudad dejará de hacerlo. ¿Hasta cuándo? Esa será otra historia.

Temas

Burgos

Fotos

Vídeos