Benavente: «En la comunidad, te compares con quien te compares, a todos les gustaría ser como Burgos»

Miguel Ángel Benavente, presidente de FAE, junto a la escultura de Cristino Díez que preside Plaza Castilla/GABRIEL DE LA IGLESIA
Miguel Ángel Benavente, presidente de FAE, junto a la escultura de Cristino Díez que preside Plaza Castilla / GABRIEL DE LA IGLESIA

El presidente de la patronal burgalesa analiza la situación de la provincia tras superar la crisis económica y señala los nuevos retos en el 40 aniversario de FAE

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Miguel Ángel Benavente, presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE), atiende a BURGOSconecta en el 40 aniversario de la institución. Su mensaje, siempre directo, analiza la situación de la economía burgalesa en el pasado reciente, en el presente creciente y en el futuro más próximo.

El próximo 8 de mayo FAE cumple 40 años, ¿cómo se encuentra la patronal burgalesa?

Con muy buena salud. Los 40 años le han sentado estupendamente. Está considerada en la sociedad y, sobre todo, tiene autonomía financiera, lo que hace que sea más libre y pueda decir lo que realmente opina. No está coartada por nada. Afortunadamente vivimos de las cuotas de nuestros asociados y eso nos da una fortaleza importante a la hora de dar nuestra opinión, que no es más que la de los empresarios burgaleses.

«FAE tiene autonomía financiera, lo que hace que sea más libre y pueda decir lo que realmente opina»

¿Cómo han sido estos 40 años de vida?

FAE nació, como otras asociaciones provinciales, para contrarrestar el trabajo que los sindicatos llevaban por delante. Con una expectativa de salir de un régimen, entrar en una democracia, con muchas incertidumbres, pero aquí las cosas se hicieron bien, controladas y ese germen ha sido importante para que, luego, la patronal se haya mantenido. Se han ido dando pasos, uno importante fue conseguir la sede actual, por lo que supone de recuperar un edificio emblemático pero también un avance de liderazgo. Sirvió para consolidar, dar más estabilidad y tener más fortaleza.

¿Cuáles han sido los momentos más complicados?

La crisis de los años 80, cuando hubo una contestación social importante por la reestructuración del tejido industrial. Era necesario pero el enfrentamiento trabajador-empresario nunca es bueno. Y, luego, como crisis más acentuada, la de 2008. Ha sido una crisis más visible para los trabajadores, pues se ha creado una cantidad de desempleo increíble, pero los empresarios han perdido también muchas empresas y su propio patrimonio. Nadie se esperaba que la crisis fuese tan larga, algunos tiraron de su patrimonio personal y, al final, no remontaron y lo perdieron. Y de eso no nos hemos dado cuenta.

¿Hemos aprendido de esta última crisis?

Sí. En primer lugar, creo que ya no entra tanto advenedizo al sector de la Construcción. Y, en segundo lugar, las empresas son más cautas a la hora de endeudarse. Sobre todo ha servido para que nos concienciemos de lo importante que es que existan empresas, pues son los empresarios los que crean empleo. Se ha puesto en valor la figura del empresario. Todos los que han mantenido su puesto de trabajo saben agradecer el esfuerzo que han tenido que hacer las empresas, y el 98% son pequeñas y medianas empresas, donde el empresario hace de padre, amigo, hermano del trabajador.

«La crisis ha servido para poner en valor la figura del empresario»

Un reconocimiento al esfuerzo del empresario, ¿también al del trabajador? ¿No sé si es el momento de recuperar salarios y derechos perdidos, como se demanda desde el ámbito sindical?

A este respecto creo que hay un poco de leyenda urbana. Si se generaliza se cometen injusticias. Algún sector ha perdido poder adquisitivo pero otros no. De hecho, el sector del metal sigue siendo potente y ha mantenido su estatus e, incluso en época de crisis, ha habido que mantener los aumentos pactados. Otros sectores sí que se ha sufrido y se han reducido salarios. Si se va aumentando el consumo igual llega un momento en que se puede empezar a recuperar lo perdido, pero tampoco es tan dramático o exagerado como lo presentan.

Lo que no me puede negar es que existe una alta precariedad laboral y que algunos trabajadores no les da su sueldo para vivir...

Insisto, en la industria, cada vez hay más empleo fijo. Que deba existir esa flexibilidad para asumir puntas de trabajo, pues sí. También se ha perdido el respeto al dinero. Hay que hablar de renta disponible y no de salario. Lo que uno gana es lo que uno se lleva a casa, pero no es lo que uno cuesta. Las empresas tienen que pagar la seguridad social del trabajador, las retenciones del IRPF. Es verdad que los precios de consumo no se han mantenido al nivel de los salarios y por eso, tal vez, esa situación de no llegar a fin de mes. La renta disponible sigue siendo la misma pero los precios de consumo no.

Benavente durante la entrevista
Benavente durante la entrevista / GABRIEL DE LA IGLESIA

¿Cómo se resuelve el problema de las pensiones?

Es un sistema piramidal y el modelo suele fracasar siempre. Cuando la base de la pirámide es más grande que la cúspide, funciona, pero no cuando se da la vuelta. Soluciones hay, otra cosa es que se apliquen. En España no puede ser que tengamos las cotizaciones a la seguridad social más altas de toda Europa. Hay expertos que recomiendan que se reduzcan las cotizaciones y se incremente el IVA. Así, se será más competitivo, se creará empleo y, por lo que respecta al IVA, no castiga a la exportación. Sería una forma de paliar el problema, pero está claro que habría que ir reservando una partida en los Presupuestos Generales del Estado. Otra manera no hay. Está claro que hay que darle una vuelta, que esta legislatura no dará tiempo, pero la próxima tendrá que afrontarlo.

«La crisis nos ha fortalecido, si hablamos en conjunto, porque quien se ha quedado en el camino no pensará lo mismo»

En Burgos, ¿la economía ha salido fortalecida o debilitada de la crisis?

Puede que hasta fortalecida. La economía burgalesa tiene dos pilares fundamentales: la industria (metal, agroalimentaria y química) y el sector primario. En la época de la crisis, mientras en Europa se han cerrado factorías del automóvil, la fabricación de algunos de esos productos se ha venido a hacer a España. Con más producción, la industria se ha hecho más potente. Y los sectores agroalimentario y químico también están creciendo. La industria representa casi el 30% del PIB de la economía burgalesa, por encima del 20% que marca Europa. La crisis nos ha fortalecido, si hablamos en conjunto, pues quien se ha quedado por el camino no pensará eso. Ahí están los datos. Tenemos una de las tasas de desempleo masculino más bajas. Y, en el femenino, estamos mejor que otras provincias. Si pudiéramos mejorar el empleo femenino conseguiríamos la cuadratura del círculo. Burgos se tiene que sentir optimista de las perspectivas económicas a corto plazo.

«Burgos se tiene que sentir optimista ante sus perspectivas económicas a corto plazo»

Se ha criticado que nos sabemos vendernos, industrialmente. ¿Es realmente así o es una crítica política más?

Es así. El tejido industrial que tenemos es de mercado reducido por el ámbito en el que se mueve. Tenemos que darnos más visibilidad. Tenemos la suerte de que mucho del tejido empresarial es de gente de Burgos, que han confiado en Burgos y siguen apostando por Burgos, Y esa es una de las grandes fortalezas de la provincia. Empresas vienen pocas, peor no se van. Y como estamos muy especializados es difícil captar empresas, aunque hay margen.

¿Qué tendríamos que hacer para captar nuevas inversiones?

Hay que coordinar acciones desde el propio Ayuntamiento. Habría que hacer una concejalía específica de de industria, sabiendo que las captaciones de inversiones no se hacen sobre el papel. Y coordinar acciones con la Diputación, FAE, la Cámara de Comercio e Industria, la Junta de Castilla y León, con un presupuesto acorde a las necesidades. Un plan estratégico bueno, de manera coordinada y con un proyecto claro sobre qué es lo que se quiere hacer. De lo contrario, los resultados se difuminan.

Y para ello las infraestructuras deben de acompañar, el AVE, el tren directo, la AP-1...

Está claro que las infraestructuras son necesarias para estar bien comunicado. El AVE es necesario, luego no sé si luego nos va a ser tan útil. La comodidad que te da el Ave no te la da nadie pero, en tiempo, no va a acortar los viajes a los centros de negocios de País Vasco o Madrid. Y tendrá que tener unas combinaciones buenas, no vaya a ocurrir como con el aeropuerto, que además de ser «de bricolaje» cuenta con unos horarios que no son compatibles con una tarea laboral. Por otra parte, nos hemos centrado mucho en la AP-1, pero más problema es que no esté hecha la autovía a Logroño. O la de Aguilar de Campoo. Y la A-1, la damos por perdida y habría sido más importante pelear por la doble vía que por liberalizar la autopista.

Además, para Burgos es fundamental una vía que ni siquiera está planteada, la que une Las Merindades con País Vasco. Una vía rápida multiplicaría la potencialidad de la zona por cuatro, porque habría mucha industria vasca que, solo por acceso fácil, vendría a Burgos. Hay terreno, y plano, lo que reduce los coste de explotación, y la mano de obra es más barata. Es fundamental esta comunicación y parece mentira que Burgos no se la haya planteado nunca. Y, en el caso del tren directo, no entiendo el empeño en ese estudio de potencialidad de mercancías porque, con lo que hay actualmente ya se rentabilizaría. No estamos inventando nada, de Bilbao a Algeciras se mueven diariamente mercancías. No hay peor ciego que quien no quiere ver.

«Una vía rápida entre Las Merindades y País Vasco cuadruplicaría la potencialidad de la comarca»

¿Damos por perdido el parque tecnológico?

No habría que perderlo, porque es un vivero de empresas tecnológicas. Y en Burgos podrían dar servicio a las industrias actuales. Estamos perdiendo unas oportunidades que no volverán a pasar. Y lo que tu no tienes otro se favorece de ello. Los parques de Castilla y León, el de Boecilo y de León, están funcionando. No se comprende que la provincia más industrializada de Castilla y León no tenga un parque tecnológico.

«No se comprende que la provincia más industrializada de Castilla y León no tenga un parque tecnológico»

Burgos llega ahora Agrolab, no sé si es una circunstancia excepcional o estamos ante el principio de una nueva línea de negocio?

Si la situación de Cataluña se alarga, habrá más empresa como Agrolab. También ha coincidido que tenía que construir una nueva planta, pero el que ya está implantado en Catalauña lo tiene más difícil. No nos engañemos, lo que ha ocurrido hasta ahora es más para la galería, y es que las empresas han cambiado su sede social, pero los centros productivos siguen allí. Mover un centro productivo no es fácil y cuesta dinero. Otra cosa es que las empresas, si tienen intención de expandirse, opten por otro lugar. Eso sería el principio del fin de Cataluña. Si siguen erre que erre, posiblemente la deslocalización se podría empezar a producir. Y ahí habría que estar muy atentos y dejarse querer en los centros de decisión. Burgos es fácil de vender y tiene mucho potencial.

«Si la situación en Cataluña se alarga, habrá más empresas como Agrolab»

La patronal defiende los intereses de Burgos, se presume de burgalesismo, pero en Valladolid a veces se habla de victimismo.

En Burgos nos cuesta mucho conseguir cualquier cosa y, en otros sitios, casi llega por caída libre. Nunca llueve a gusto de todos y esta comunidad es muy compleja, y te compares con quien te compares, a todos les gustaría ser como Burgos. Hay que hacer planes específicos de cada provincia, hay que especializarse. Tener para todos de todo, es fracaso general. El empresario se quiere instalar allí donde se cumplen una serie de condicionantes y suele ser donde hay un gran tejido empresarial. Nadie nos ha dicho, y es un dato que me gustaría conocer, cuántas empresas se han querido implantar en Castilla y León, cuántas se han implantado, dónde y por qué.

Para defender Burgos y sus intereses, nos va a venir muy bien su nombramiento como vicepresidente de CECALE?

No. Cuando vas a CECALE tienes que defender CECALE, y es Castilla y León. A Burgos se le defiende fácil por lo que es, aunque no lo defiendas la fortaleza está ahí. CECALE, afortunadamente, ha pasado ya una etapa de problemas y va a empezar a ser la voz de los empresarios de la región, que es algo que hace falta reforzar. Muchas veces nos olvidamos de las estrategias regionales en favor de las provinciales, que algo normal también, pues en una comunidad tan grande una estrategia única no sirve. Pero está claro que cuanta más fortaleza interna tenga la patronal regional mayor será su fuerza.

Volvemos al principio de esta entrevista. ¿Cuáles son los objetivos de FAE, a corto y largo plazo?

El futuro pasa por la Industria 4.0 y por seguir mirando por la pequeña empresa. Burgos tiene muchas medianas empresas, pero hay que apoyar al pequeño empresario. Él tiene que hacer bien su trabajo, sabiendo que, del resto, de las cargas administrativas, nos encargamos nosotros. También tenemos que ser más abiertos entre las empresas, colaborar y desarrollar proyectos en conjunto. Y ahí ayudan mucho las empresas tractoras como el Grupo Antolin (FAE de Oro). Ha sido tractora no solo por ofrecer trabajo como proveedores sino también como estímulo en el que mirarse y crecer. Hay que reconocerles que, en parte, la cultura empresarial de Burgos viene de su ejemplo.

La última pregunta, me va a permitir que se la haga, y hablamos de deporte: ¿presidente del Burgos CF cuando se convierta en Sociedad Anónima Deportiva?.

No es mi intención. Yo tengo muchas cosas, y en el fútbol estoy porque un amigo me ha convencido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos