Imagina advierte que la deuda de los consorcios podría motivar una intervención del Estado

  • Esa situación podría, según Salinero, tener su reflejo también en el otro consorcio en el que está integrado el Consistorio

El portavoz del Grupo Municipal de Imagina Burgos, Raúl Salinero, ha advertido hoy de la posibilidad de que el Ayuntamiento de Burgos se vea en la obligación de aplicar un plan de ajuste como consecuencia del impacto de la deuda de los consorcios de la Variante Ferroviaria y de Villalonquéjar IV. Salinero, que se ha mostrado muy crítico con el acuerdo alcanzado entre PP y PSOE con las entidades acreedoras para reestructurar la deuda del Consorcio de la Variante, ha cifrado en 47 millones la deuda "no sostenible" de este organismo, la cual podría ser imputada directamente al Ayuntamiento.

Esa situación podría, según Salinero, tener su reflejo también en el otro consorcio en el que está integrado el Consistorio, el cual acumula una deuda de 108 millones de euros, de los cuales, alrededor de 28 se consideran "no sostenibles", es decir, que no se cubrirán con la venta de los terrenos adscritos, cuya tasación ahora es menor que cuando se constituyó el consorcio.

Tal y como ha señalado Salinero, ambas deudas pueden ser computadas como deuda municipal, lo que a mayores implicaría un significativo incremento del endeudamiento del Consistorio, que actualmente se sitúa en torno al 60 por ciento, y superaría con mucho el 75 por ciento impuesto por el Gobierno a los ayuntamientos, obligando a la intervención de la Administración General del Estado.