El Arzobispado plantea ampliar y mejorar el Museo del Retablo

  • Se prevén invertir más de 400.000 euros en los próximos años

El Arzobispado de Burgos ha planteado el desarrollo de un "gran proyecto" de ampliación y mejora de las instalaciones del Museo del Retablo, ubicado en la iglesia de San Esteban de la capital provincial. Tal y como ha explicado esta mañana durante la firma de un convenio con las fundaciones Ibercaja y Cajacírculo Juan Álvarez de Quevedo, delegado diocesano de Patrimonio, el proyecto, desarrollado en colaboración con diferentes entidades, incluida la Fundación Edades del Hombre, se ha presupuestado en algo más de 400.000 euros.

Con ese dinero se pretenden abordar un buen número de actuaciones en el interior del templo, divididas en varias fases a desarrollar en "tres o cuatro años". De momento, la intención este año pasa por acometer sendas mejoras en la accesibilidad del inmueble, eliminando barreras arquitectónicas e instalando un ascensor.

A partir de ahí, el objetivo es ir ejecutando trabajos que permitan la adaptación de nuevos espacios expositivos en las salas de la planta alta y en la Sala Capitular. En una de esas salas se habilitará una exposición con obras del retablista Andrés Martínez Abelenda, con quien el Arzobispado ya ha iniciado negociaciones. El proyecto se pretende completar en las últimas fases con la instalación de elementos audiovisuales y, posiblemente, audioguías.

Por el momento, el Arzobispado cuenta con financiación propia y aportaciones como la ofrecida por las fundaciones Ibercaja y Cajacírculo (8.000 euros este año), pero no descarta buscar otras vías de ayuda por parte de las administraciones o cualquier otra institución que pueda colaborar.

Mientras tanto, el objetivo pasa por seguir promocionando el Museo del Retablo, una instalación que en el último año ha visto cómo se disparaban las visitas gracias a su inclusión en el bono de la 'Pulsera Turística', mediante la que se ofrece una entrada combinada a la Catedral y las iglesias de San Esteban, San Gil y San Nicolás. De hecho, en los últimos meses, el volumen de visitantes se ha multiplicado por siete.