El viento derriba la espadaña de una iglesia de Burgos

  • Las fuertes rachas de viento registradas a primera hora de la mañana han provocado cuantiosos daños materiales en el templo de Villagómez

Las fuertes rachas de viento registradas a primera hora de la mañana en Burgos han derribado parte de la espadaña de la iglesia parroquial de San Cosme y San Damián de Villangómez. Según confirman fuentes del Arzobispado, el suceso ha tenido lugar al filo de las 8:45 horas, coincidiendo con la mayor virulencia del temporal, que ha sido lo suficientemente violento como para echar abajo dos de los tres cuerpos de la espadaña.

El suceso, que no ha provocado daños personales, sí ha generado daños materiales muy cuantiosos. No en vano, la estructura de los dos cuerpos ha caído sobre la última bóveda de la iglesia y el coro de la misma junto con dos pequeñas campanas. Solo ha quedado en pie el arco que sustenta las dos campanas más grandes.

Una vez dada la voz de alarma, hasta allí se han desplazado técnicos de la Guardia Civil, así como el vicario general, Fernando García Cadiñanos, y el técnico de obras del Arzobispado, Fermín Ángel González, que se han reunido con el párroco y el alcalde de la localidad para valorar los daños. De momento, la primera decisión ha sido la de cerrar al culto el templo mientras se determina el plan a seguir para consolidar la estructura y ver las posibilidades de restauración.

El templo, consagrado a San Cosme y San Damián, fue construido entre los siglos XVI y XVII y el coro, uno de los elementos más importantes y a la vez afectados por el temporal, fue restaurado hace ahora 14 años.

La destrucción de parte de la espadaña de la iglesia ha sido sin duda el daño más cuantioso de los provocados por el temporal en la provincia durante la mañana, pero no el único. La caída de ramas e incluso árboles, los desprendimientos de fachadas o el desplazamiento de elementos están siendo una constante durante toda la jornada, obligando a los servicios de emergencia a desdoblarse.