El 60% de los aspirantes a una plaza de bombero en Burgos quedan fuera del proceso por faltas de ortografía

  • 38 de los 62 candidatos suspendieron la prueba ortográfica

El debate está sobre la mesa. ¿Hace falta saber escribir con corrección para ser un buen bombero? A juicio de los responsables de las pruebas para ocupar una plaza en el Parque de Bomberos de Burgos, sí. Y para muestra un botón. 38 de los 62 aspirantes a una de las ocho plazas convocadas por el Ayuntamiento (un 61%) han quedado descartados a las primeras de cambio por no superar la prueba teórica a la que fueron sometidos días atrás según informa el Diario de Burgos. Un examen en el que se valoraba la corrección ortográfica, amén de otras cuestiones, como el conocimiento de la ciudad y su estructura o la capacidad de resolución de problemas aritméticos.

Para probar las competencias de los aspirantes en la materia, el tribunal examinador planteó una prueba dividida en varios bloques y diseñada para un nivel de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que se considera el mínimo exigible. La sorpresa llegó al comprobar cómo, uno tras otro, más de la mitad de los aspirantes iban suspendiendo la prueba tras cometer faltas como «estirpar» o «esagerado».

En este sentido, desde el tribunal, presidido por el jefe del Parque de Bomberos, consideran que la polémica no es tal. Insisten en que las exigencias en esta materia son «mínimas» y sirven, como otras, para conocer el nivel de cultura general de los aspirantes. Además, recuerdan, las pruebas para acceder a la plaza no se circunscriben únicamente a la ortografía, sino que abordan otras cuestiones teóricas y prácticas.

Temas