Gonvarri readmite al delegado sindical de UGT despedido en diciembre

  • Tras la presión sindical, la empresa reconoce que el despido fue 'improcedente'

El delegado de UGT despedido en la planta de Gonvarri regresará esta misma semana a su puesto de trabajo después de que la empresa haya reconocido durante el acto de conciliación celebrado esta mañana que el despido resultó “improcedente”. De esta forma, se pone punto y final a un suceso que ha generado una enorme polémica en el ámbito laboral de Burgos.

Luis Calleja fue presidente del comité de empresa de la factoría burgalesa durante el anterior mandato. Sin embargo, tras las últimas elecciones sindicales cedió su puesto y pasó a ser delegado sindical de UGT. En ese escenario, la compañía, dedicada a la transformación de aceros y derivados, despidió a Calleja el pasado 23 de diciembre, alegando “motivos disciplinarios”.

Lejos de aceptar esas explicaciones, el sindicato consideró que se trataba de un “ataque frontal” a la libertad sindical y días atrás amenazó con convocar una huelga en el caso de que el delegado no fuera readmitido.

Finalmente, esa posibilidad ha quedado descartada tras el acto de conciliación celebrado esta mañana, en el que la empresa ha dado marcha atrás, reconociendo que el despido fue “improcedente” y aceptando la readmisión del trabajador. Eso sí, según explica el secretario de UGT-FICA Burgos, Ramiro Marijuán, la compañía se ha negado a declarar “nulo” el despido, que era la opción que exigía el sindicato.