El Norte de Castilla

La bodega histórica del Lagar de Isilla recibe cerca de 70.000 visitas en 2016

La bodega histórica del restaurante Lagar de Isilla en Aranda de Duero ha alcanzando casi los 70.000 visitantes durante el año 2016,  superando en 10.000 las cifras del 2015. Una línea ascendente de visitantes que se adentran en el mundo del turismo relacionado con el vino, en un establecimiento que destaca por su maridaje entre gastronomía, caldos de Ribera del Duero y guiños a la historia.

Desde 1995, el Restaurante Lagar de Isilla abre sus puertas a todos aquellos que deseen adentrarse en las profundidades para descubrir los secretos del subsuelo que se remontan al siglo XV. Las visitas son libres y de carácter gratuito, y cuentan con numerosos paneles informativos para que cada cual adapte la visita a su tiempo y circunstancias personales. No precisa reserva previa, ya que se puede visitar en el mismo horario del propio  Restaurante (sólo cerrado domingos tarde) 

La bodega es una de las más de 110 construcciones subterráneas que tiene Aranda de Duero. Una red de unos siete kilómetros de galerías subterráneas excavados entre los siglos XII y XVIII, que se encuentran en pleno casco histórico. Las bodegas están intercomunicadas entre sí para favorecer  la ventilación entre ellas y tienen una profundidad entre 10 y 12 metros de profundidad.