El Norte de Castilla

Detenido por un delito continuado de usurpación de estado civil

  • Utilizó los datos del Documento Nacional de Identidad de un familiar fallecido

La Guardia Civil detuvo en Burgos a J.R.M. de 48 años de edad, como presunto autor de un delito continuado de usurpación de estado civil, al utilizar en varias ocasiones y de manera fraudulenta los datos obrantes en el Documento Nacional de Identidad de un familiar fallecido años atrás para la venta de cable cobre.

Semanas atrás el Equipo ROCA, dentro del Plan elaborado por la Comandancia de Burgos, en respuesta a los robos y sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas, dentro de las acciones preventivas que se vienen realizando en centros de reciclaje y chatarrerías, inspeccionaba una empresa, recabando información relevante con la cual se inició una investigación.

Al ser habitualmente estos lugares receptores finales de los materiales metálicos previamente sustraídos, o ellos mismos víctimas de los ilícitos, son visitados rutinaria y periódicamente por Fuerzas de la Comandancia.

Así se comprobó la entrada de una cantidad importante de cable de cobre "sucio", es decir el filamento de cobre envuelto por la manguera plástica, que una persona había vendido al centro. Fueron pesados 175 kilogramos de este material.

A partir de aquí se investigó al particular, comprobando que era cliente habitual del centro, vendiendo varias partidas al año, durante años, del mismo metal, llamando la atención de los Agentes que a pesar de ser siempre la misma persona física la que se personaba en el centro de reciclaje, en los albaranes de venta figuraba unas veces su nombre y otras ocasiones el de otra persona.

Este hecho fue investigado comprobándose que la segunda persona era realmente un familiar ya fallecido años atrás, por lo que se sospechaba que se valía de la filiación del D.N.I. del finado para efectuar algunas operaciones, hecho que finalmente fue verificado.

De las indagaciones efectuadas, entrevistas y análisis de documentación practicados se extrae que el supuesto autor utilizaba su propia identidad y de manera fraudulenta la documentación del familiar difunto para intentar vender el cable de cobre.

De esta manera, al repartir las entregas repartía también las ganancias, por lo que no estaba obligado a declarar ante al Agencia Tributaria dicha actividad, al no sobrepasar cada uno de ellos de manera individual la cantidad anual estipulada.

Si bien se constatan ventas anteriores, que siempre fueron en aumento, desde el año 2014 se sabe que habría vendido más de 9.325 kilogramos de cobre de esta manera, obteniendo unos beneficios no declarados superiores a los 12.700 euros, circunstancia que ha sido puesta en conocimiento de la Administración correspondiente.

En principio se descarta la procedencia ilícita del material, pudiendo tener su origen en la propia empresa ya extinguida que tuvo otrora el detenido.

La Operación denominada CIRILUM ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Burgos, en coordinación con el Equipo ROCA y el apoyo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Burgos.