El Norte de Castilla

La nueva planta de Campofrío acoge ya a 318 trabajadores

vídeo

Vista de la nueva factoría de CAmpofrío hace tres semanas.

  • Desde hoy, toda la plantilla forma parte de nuevo de la compañía que preside Pedro Ballvé

Campofrío cumple su compromiso con su nueva fábrica y con su plantilla, justo al cumplirse dos años del incendio que devastó la anterior instalación, ya son 318 trabajadores los que prestan servicios para la misma. Además, como parte del compromiso adquirido por Campofrío, todos los trabajadores de la antigua fábrica han visto reactivados sus contratos de trabajo desde el 16 de noviembre de 2016, finalizando así el ERTE suspensivo por fuerza mayor que la compañía puso en marcha para preservar los puestos de trabajo directos de su fábrica de Burgos.

Con las reincorporaciones ya producidas, la nueva fábrica, actualmente en pruebas, irá retomando su actividad, convirtiéndose en uno de los motores económicos de la región, según informaron en una nota de prensa.

La nueva fábrica ha sido diseñada, construida y puesta en marcha en un tiempo récord para una instalación de estas características. En las zonas ya operativas, se han comenzado las primeras pruebas industriales.

Con motivo de ese segundo aniversario del incendio de la planta burgalesa, y como agradecimiento al compromiso y lealtad de sus empleados durante todo este tiempo, Campofrío ha organizado un emotivo acto interno en el que se ha estrenado en primicia un documental sobre la historia de la compañía tras el incendio. El Auditorio Fórum de Burgos ha acogido esta mañana a todos los trabajadores que han visto reactivados sus contratos de trabajo y a los que ya estaban trabajando para la Nueva Fábrica, para mostrarles en exclusiva una película que retrata lo vivido durante este proceso a través del testimonio de sus verdaderos protagonistas. Una acción que pone de manifiesto la voluntad de Campofrío por transmitir con ilusión un nuevo futuro y el resurgir de la compañía a todos sus empleados.

Este documental -que formará parte de la historia de Campofrío y de la ciudad de Burgos- recoge imágenes inéditas e historias reales de todos los protagonistas creando una especie de película que suscita emociones e involucra a todos los que vivieron de cerca este episodio de la compañía. Fiel a su ADN innovador, Campofrío ha apostado por un nuevo formato de comunicación que a través de un lenguaje propio del género del documental comunica de manera directa y honesta cómo se ha resuelto la crisis tras la demolición de la fábrica por el incendio en 2014.