Renfe pone en servicio los lunes un nuevo Alvia de Irún a Madrid con parada en Miranda, Burgos y Valladolid

  • El tren, que circulará entre el 29 de junio y el 31 de agosto, completa la oferta de 35 trenes semanales en la relación Irún-Madrid, a través de Castilla y León

Renfe reforzará los servicios ferroviarios de la relación Irún-Madrid los lunes con un Alvia que atravesará Castilla y León y tendrá parada en las estaciones de Miranda de Ebro, Burgos y Valladolid. De esta forma, las tres ciudades se beneficiarán de este nuevo convoy que partirá de la localidad vasca a las 04.46 horas y llegará a Madrid Chamartín a las 10.30 horas. Además, los billetes se podrán adquirir con tarifas promocionales.

Según fuentes del operador ferroviario, este servicio Alvia completa la oferta de 35 trenes semanales en la relación Irún-Madrid. La primera parada del tren es San Sebastián, si bien pasará también por las estaciones de Zumarraga, Vitoria y por tres castellanas y leonesas. En Miranda de Ebro tiene previsto parar a las 07.00 horas; en Burgos, a las 07.53 horas, y en Valladolid, a las 09.14 horas, para llegar a la capital de España, 74 minutos después.

El tiempo de viaje de este nuevo servicio es de cinco horas y 25 minutos desde la capital guipuzcoana hasta la madrileña estación de Chamartín. Entre Miranda y Madrid, el Alvia tardará tres horas y 29 minutos; desde Burgos, dos horas y 35 minutos, y desde Valladolid, una hora y 14 minutos. Además, con la puesta en servicio de esta nueva oferta, se van a reforzar las combinaciones a Salamanca y a Alicante, ya que este tren tiene enlace en la terminal de Valladolid Campo Grande con estas dos capitales.

Por otra parte, con el billete a Madrid, Renfe permite utilizar sin coste adicional los trenes de Cercanías de Madrid (incluido el servicio Madrid Chamartín-T4 de Barajas). Los billetes ya pueden comprarse en estaciones, agencias de viaje, Internet (renfe.com), máquinas autoventa y en el teléfono 902 320 320.

El Ministerio de Fomento tiene previsto abrir este año al tráfico ferroviario el tramo Venta de Baños-Burgos, de la Línea de Alta Velocidad Valladolid-Burgos-Vitoria-frontera francesa, ya que los trabajos superan el 90 por ciento de ejecución. Por tanto, en unos seis meses, la oferta de Renfe entre el País Vasco, Castilla y León y Madrid sufrirá cambios y reducirá los tiempos de viaje. En concreto, el departamento que dirige Ana Pastor calcula que el AVE necesitará una hora y 41 minutos para cubrir el trayecto entre Madrid y la capital burgalesa.

Los usuarios del ferrocarril en Castilla y León crecieron un seis por ciento entre enero y mayo. Este aumento se suma al registrado el pasado año, cuando los viajeros superaron en 160.000 los 7,5 millones contabilizados en 2013.