Ecologistas, agricultores y ganaderos de Vizcaya y Burgos se alían contra el fracking

Trabajadores preparan el equipo para extracción de gas por fracking en Polonia.
Trabajadores preparan el equipo para extracción de gas por fracking en Polonia. / P. Andrews-Reuters
  • Unas dos mil personas se esperan este domingo en la manifestación convocada en el río Cadagua en contra de la técnica de extracción de gas

Las manifestaciones en contra de la técnica de extracción de gas no convencional en la provincia de Burgos no cesan. Hace unas semanas, 150 asociaciones que aglutinan a 10.000 personas de la comarca de las Merindades firmaban una declaración contra el fracking. Días más tarde se sumaban las organizaciones agrarias de la región. Posteriormente, una ganadera de la zona burgalesa de Villarcayo denunció públicamente que había recibido una carta de un abogado instándola a llegar a un acuerdo a vender un terreno de 3,5 hectáreas. La presión hizo que rectificara el letrado. Ahora un Informe del Instituto Geológico y Minero de España, encargado por el propio Ministerio de Medio Ambiente, vuelve a sacar a las Plataformas contra esta técnica a la calle. En esta ocasión, son de Burgos, Vizcaya y Las Encartaciones.

Para este domingo está convocada una manifestación por parte de estas asociaciones en el nacimiento del río Cadagua para «poner de manifiesto que la posible contaminación de este río por las prospecciones de la fractura hidráulica afectaría a distintas comarcas», según explicó uno de los miembros de una de la plataforma burgalesa, Hipólito Delgado.

La idea surge tras conocer los resultados del polémico Informe del Instituto Geológico y Minero de España encargado por el propio Ministerio de Medio Ambiente.

«Al margen del resto de consecuencias para la salud humana y de los animales», señaló Delgado, hay que conocer que «el agua va a ser el bien por excelencia en el mundo del siglo XXI». Por lo tanto, las consecuencias del fracking pueden ser graves en el norte de la provincia de Burgos, que es terreno casi seco. «Este río da de beber a multitud de poblaciones llegando a Bilbao», anotó el portavoz.

Por ello, desde el mediodía, «nos vamos a concentrar en Castrobarto y seguiremos por una calzada romana hasta después llegar al nacimiento del río». Como en manifestaciones y concentraciones anteriores, «esperamos llegar a las dos mil personas». De hecho, los organizadores han puesto a disposición de los vecinos autobuses desde distintos puntos de Vizcaya y Burgos.

No será la única acción que se lleve a cabo en las Merindades. «Este verano vamos a dar charlas y estamos preparando un manifiesto para que lo firmen todas las casas rurales y hoteles dedicados al turismo, unos 140 solo en esta comarca», ya que es importante dar a conocer que «los puestos de trabajo que se puedan crear van a ser muchos menos de los que se van a destruir».

El informe

Y todo ello como consecuencia del informe elaborado por técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) a petición del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), que detalla las medidas preventivas y correctivas a aplicar ante los Proyectos relacionados con la Exploración y Explotación de Hidrocarburos mediante las Técnicas de Fractura Hidráulica. En realidad es una guía en la que, a lo largo de un centenar de páginas, se exponen los riesgos de esta técnica. Entre ellos, la contaminación de acuíferos subterráneos y en superficie, pozos que se han perforado mal en otros países, el elevado consumo de agua para la fracturación, la posible radiactividad de aguas del entorno, y riesgo de terremotos y contaminación atmosférica, especialmente por la emisión de gas metano.

El portavoz del Partido Castellanista (PCAS), Luis Marcos, señaló que «la semana que viene, estoy seguro de que el informe verá la luz para que la gente lo pueda conocer y evaluar sus contenidos». El análisis, sostiene, «desmonta las tesis que están defendiendo las empresas en las conversaciones que están teniendo con alcaldes y vecinos en las zonas donde tienen permisos de exploración». Se basa en cuarenta incidentes medioambientales denunciados en explotaciones de gas no convencional en diez estados norteamericanos. Este informe presenta las pautas sobre lo que hay que controlar y por qué. «Deja en muy mal lugar la política de comunicación de las empresas del fracking porque siempre han negado todo aquello que los técnicos reconocen», afirmó Marcos.

Asimismo, el portavoz del PCAS revela que «el estudio establece que deben negarse los permisos en determinadas áreas con elevado valor ambiental». En Castilla y León, el ‘fracking’ se quiere realizar al norte de la provincia de Burgos, «y todos sabemos es una zona con una densidad de espacios reconocidos que forman parte de la Red Natura muy intensa y se cuenta con un gran volumen de acuíferos muy vulnerables, como Ojo Guareña, Pozo Azul u Orbaneja».

más noticias

  • A fondo¿Qué es el fracking?

  • Ecologistas, agricultores y ganaderos de Vizcaya y Burgos se alían contra el fracking

    La Junta dice que está en fase de investigación

  • Los que se oponenVídeo de los ecologistas

La polémica se reaviva todavía más con la denuncia del Partido Castellano sobre la «censura y desautorización» de los técnicos en Geominería y Evaluación Ambiental del IGME, por parte de los responsables del Ministerio, por las constantes presiones realizadas por la Asociación Española de Compañías de Investigación, Exploración y Producción de Hidrocarburos y Almacenamiento Subterráneo de España (ACIEP), que agrupa a las principales petroleras españolas, como Repsol y Cepsa, y a las empresas del fracking en España como BNK y el EVE (Ente Vasco de la Energía).

Los castellanistas dicen que el informe, fechado en enero de 2014, ha sido devuelto a sus redactores para que eliminen determinados contenidos y «suavicen» otros, con el objetivo de rebajar los requisitos técnicos y ambientales a los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales mediante fractura hidráulica.