La faberense detenida se enfrentaría a una pena de dos años de prisión y multa de 24 meses

  • La Fiscalía de Ponferrada inicia un procedimiento judicial contra la mujer por un delito de simulación y plantea que el código penal contemple una pena más elevada cuando la denuncia falsa produce una situación de prisión

Hasta dos años de prisión y una multa de 24 meses. Es la pena máxima a la que se enfrentará la faberense que este miércoles ha sido detenida tras “acreditarse” que fingió ser víctima de un secuestro y maltrato por parte de su expareja en la madrugada del pasado martes en Bembibre como autora de un delito de denuncia falsa y simulación de delitos.

La Fiscalía de Ponferrada, según ha señalado el fiscal jefe Jacinto Fernández, ha informado que ya se ha procedido a la apertura de un procedimiento judicial contra la mujer que fue detenida en la mañana de este miércoles y que está previsto que en las próximas horas pase a disposición judicial.

En este sentido, Jacinto Fernández ha manifestado que la Fiscalía se remitirá al código penal, si bien y a título personal, ha remarcado que debería de existir una distinción que agravase la pena en los supuestos en los que una denuncia falsa haya producido una situación de prisión. El código penal establece una pena seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.

Por su parte, Inés Lescún, representante de la Fiscalía de Área de Ponferrada de los delitos sobre violencia de género-violencia contra la mujer, solicitaba la puesta en libertad del investigado en el procedimiento, así como el sobreseimiento libre de dicho procedimiento por considerar que los hechos no son constitutivos de delito.

«Impecable» actuación

Frente a actuaciones de propaganda gratuita o de protagonismo indebido, la Fiscalía de Ponferrada ha resaltado la “meritoria labor” que en la investigación de los hechos han llevado a cabo los numerosos miembros de las fuerzas y Cuerpos de seguridad que han intervenido, concretamente y en este caso de la Guardia Civil.

Asimismo, resalta la labor de equipo psicosocial adscrito a los Juzgados de Ponferrada, de los servicios forenses (en particular Celina Pacios y Verónica Carranza), funcionarios del Juzgado de Violencia contra la Mujer y de la Fiscalía de Área y, especialmente, el Magistrado Juez instructor Enrique Candal y la Fiscal de violencia de género Inés Lescún, “habiendo actuado todos ellos en este procedimiento, desde el primer momento, con profesionalidad y plena dedicación en aras a la protección de los derechos de las personas que han intervenido en estos hechos y también a descubrir la verdad”.

Fruto de esta investigación, se ha podido comprobar fehacientemente que se trataba de un delito simulado, ideado por la presunta víctima para perjudicar a quien hasta hace unas horas ha estado en situación de prisión provisional, siendo auxiliada en su actuación por otra persona.

En este sentido, desde la Fiscalía de Ponferrada han lamentado las “críticas injustas” a quienes han desarrollado en todo momento “no ya una correcta sino una impecable actuación en este procedimiento” y han transmitido a la ciudadanía que, en este, como en todos los demás casos, ha habido una “máxima preocupación tanto por las fuerzas y cuerpos de seguridad, como por la Fiscalía y los órganos judiciales de proteger a las víctimas, los derechos de las personas intervinientes en los procedimientos e investigar los hechos en búsqueda de la verdad”.