Hay pre-acuerdo, Nissan Ávila resucita

Tras 16 horas de negociación y un momento en el que todo parecía perdido, Comité de Empresa y directiva han firmado un pre-acuerdo

M.F.J.Ávila

Apurando hasta el último momento, las negociaciones entre la directiva de Nissan y el Comité de Empresa de la planta en Ávila, han fructificado en un pre-acuerdo que consolida la vida de la planta en un futuro inmediato.

Han sido necesarias 16 horas de negociación para que ambas partes se sintieran lo bastante satisfechas como para formalizar un pre-acuerdo a falta de un acuerdo definitivo.

Desde el Comité de Empresa afirmaban que se ha cedido y exigido en el intercambio con la directiva “para salvar la planta de Ávila”.

Por lo tanto y como consecuencia inmediata, se ha desconvocado la jornada de huelga para el 15 de junio, realizándose en su lugar una asamblea a partir de las 7,00 horas destinada a la plantilla, en la nave de montaje, donde se informará a todos los trabajadores de los puntos tratados en el documento. En dicha reunión se ratificará en común dicho principio de acuerdo.

Minutos después de que se alcanzara el acuerdo, los representantes del Comité se han acercado a la valla que delimita el perímetro de la fábrica, donde les esperaban algunos compañeros para conocer las novedades de primera mano.

Rubén Zazo, presidente, y Felipe González, secretario del Comité, han informado a una docena de trabajadores que aguardaban pese a la hora; tras tranquilizarlos con la noticia de la continuidad de la fábrica, han sido homenajeados con una espontánea ovación y varios gestos de agradecimiento.

Han procedido a desglosar las condiciones del nuevo pre-acuerdo: en primer lugar, incluye la aceptación de condiciones según el actual convenio de Renault; se minimizarán los traslados mediante ERTE para formación con complemento hasta el 100%; se aplicará un bono de compensación que sustituirá al inicialmente propuesto de aportar 2,5 veces la diferencia salarial, y se distribuirá según un acuerdo de la dirección y los representantes de los trabajadores; garantía de empleo para los trabajadores en Ávila; por último la plantilla actual conservará sus derechos de antigüedad y continuará generando derechos económicos hasta un máximo de 25 años.

En cuanto a la plantilla, se esperan más detalles del plan industrial. El ERTE será amplio, debido al sobrante, y rotativo. Quienes no se encuentren trabajando quedarán en estado de formación.

La pérdida media del salario comenzaría por un 18%, lejano al 30% del que se hablaba en un principio para 350 de los 470 trabajadores y dependiendo también de los quinquenios de cada trabajador y la aplicación del bono compensatorio.

Éstas condiciones así como el bono compensatorio se pondrán en marcha a partir del 1 de enero de 2018, cuando vence el último acuerdo firmado, hace un año; hasta entonces, las condiciones salariales permanecerán igual y el convenio laboral seguirá siendo el de Nissan.

Rubén Zazo se ha mostrado satisfecho en relación a lo logrado por el Comité de Empresa, ya que ha habido un momento “a última hora en el que estaba roto todo”. “Si no se hubiera firmado este acuerdo”, ha añadido Felipe González, secretario del Comité, “la planta estaría cerrada”.

Durante toda la negociación y a pesar de los indicios que hacían suponer que Alan Johnson se encontraba en la ciudad, el vicepresidente de Operaciones Industriales no ha hecho acto de presencia ante el Comité.

Temas

Nissan

Fotos

Vídeos