Los payasos lucen nariz roja «para que se la toquen los mayores»

Presentación de la programación del V Festival Internacional de Circo de Castilla y León 'Cir&Co 2017'. / R. H.

La cara más social de Cir&Co llega a la tercera edad y a las personas con capacidades diferentes

M.F.J.Ávila

Es pronto para la actuación del grupo Carampa y de Nando Caneca en la residencia de ancianos de la Junta de Castilla y León en Ávila, pero los usuarios ya esperan con impaciencia el comienzo del evento circense.

El Festival Internacional de Cir&Co, asentado en la capital abulense del 5 al 10 de septiembre, derrocha su vertiente más humana con dos sectores de la sociedad: la tercera edad y las personas con capacidades diferentes.

Grupos como Carampa y Rojo  Telón; artistas como Nando Caneca y Mike Dos Perillas recorren durante dos días varias residencias y centros de ancianos de la capital: Residencia Vistasol, Residencia Santa Teresa, centro dependiente de la Junta de Castilla y León, Residencia María de la Paz, Centro Infantas, Casa de Misericordia, Residencia Asidema, Residencia Decanos y Auditorio Lienzo Norte, donde se lleva a cabo una actuación circense adecuada para personas con discapacidad auditiva.

El delegado territorial en Ávila, José Francisco Hernández, ha explicado que era importante incorporar éste tipo de programación en la edición del festival de  2017 como medio para «reconocer la aportación de las artes circenses a la inclusión social».

En concreto, el espectáculo del que disfrutan los usuarios de los centros y residencias de ancianos de Ávila se titula ‘La Ruta del Clown’, y como dicen en los anuncios promocionales, es adecuado para un público de entre 1 y 101 años.

Durante media hora, «payasos locos llevan su nariz roja para que se la toquen los mayores», según la publicidad.

María Jesús Robledo, la directora de la residencia dependiente de la Junta de Castilla y León, ha confirmado que los ancianos «se entusiasman» ante la llegada de los artistas de Cir&Co, porque «les hacen participar». «Resulta muy entrañable», ha asegurado la directora, porque «el público se entrega, no pone barreras».

El director artístico de la Escuela Carampa, Javier Jiménez, ha señalado que para actuaciones con ancianos, se seleccionan artistas «capaces de improvisar y adecuarse a un contacto directo y casi individual» con el público. Apuestan por cómicos porque «la risa es terapéutica y contribuye al confort de las personas».

«Ésta actividad es especial porque trabaja la reminiscencia», añade Pilar Sánchez, una de las responsables de la residencia, «ellos lo han vivido y no hay que explicarles en qué consiste. Sólo deben revivirlo».

Circo acrobático accesible

Por su parte, el Auditorio de Lienzo Norte acoge el montaje de seis metros de altura necesario para ejecutar el espectáculo ‘Soy ellas’, de la compañía vasca Rojo Telón.

Tres mujeres son las responsables de un evento que, en apenas una hora, desprende humor, emociones y un viaje en el tiempo salpicados de saltos de altura, un trapecio triple, telas aéreas, acrobacias en el suelo, teatro y poesía.

A estos elementos se une el lenguaje de signos, lo que hace el acto accesible a personas con discapacidad auditiva. La trapecista Maider Yabar ha explicado que, al contrario de lo común, se han adaptado textos en lenguaje de signos al lenguaje oral, sin que se pierda expresividad en la actuación.

Temas

Ávila

Fotos

Vídeos