Luis Tudanca confía en la oportunidad de «recuperar el Gobierno de Castilla y León»

Critica el discurso de Herrera sobre un «planeta feliz» que no concuerda con la realidad de Castilla y León

M.F.J.Ávila

La penúltima parada en su recorrido por las provincias de Castilla y León, ha mostrado al secretario general Luis Tudanca «agradecido» por el respaldo de los militantes socialistas con quienes ha mantenido un encuentro y convencido de que «un partido de izquierdas sin complejos y que cumple su palabra» tiene la oportunidad de «recuperar el gobierno de Castilla y León».

A dos semanas del Congreso Autonómico que se celebrará en Zamora, el socialista ha manifestado su confianza en que tanto a nivel federal como regional, la credibilidad y confianza vuelva a los ciudadanos que «miran con esperanza el proyecto».

Ha aludido a los principales problemas de la provincia, alegando que Ávila “no puede permitirse más tiempo estar en un proyecto fracasado del Partido Popular”, al que culpa de la pérdida de 1920 habitantes migrados y de la tasa de paro más elevada de la Comunidad, por encima de la media española.

En cuanto a la radioterapia, considera «una tomadura de pelo», «un castigo» y «una crueldad» que no se haya implantado el acelerador lineal con la donación de Amancio Ortega. «Me pregunto qué le han hecho los abulenses al Partido Popular para que les traten así», ha asegurado, ya que 4 de las 8 capitales de provincia sin radioterapia están en Castilla y León.

En su opinión, son necesarias medidas como el fortalecimiento de los servicios públicos, alternativas económicas, la implantación de la unidad de radioterapia, plan de industrialización y de retorno del talento para los abulenses que se han ido.

Tudanca ha asegurado que a pesar de haber iniciado el recorrido por Castilla y León como único candidato, le ha servido para aprender y reafirmarse en la idea de que «no se puede hacer política desde los despachos». En este sentido, ha reprochado al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, de referirse a un «planeta feliz» en su último discurso en las Cortes, en el que «todo el mundo vive bien y tiene trabajo». A raíz de dicho discurso, «uno no entiende cómo no tenemos problemas de superpoblación con lo bien que se vive aquí».

Ha tenido unas palabras de orgullo para la gestora de la provincia, que ha desarrollado sus funciones en «tiempos convulsos». Se ha referido a los miembros que componen dicha gestora para asegurar que «pueden estar orgullosos», y que él mismo lo está, «por su trabajo y serenidad».

Fotos

Vídeos