A Feliciano Blázquez, «porque supo sembrar»

Funeral por el presidente de honor del Partido Popular de Ávila, Feliciano Blázquez, al que han asistido entre otros, el expresidente del Gobierno, José María Aznar y el exministro Ángel Acebes./Ricardo Muñoz / Ical
Funeral por el presidente de honor del Partido Popular de Ávila, Feliciano Blázquez, al que han asistido entre otros, el expresidente del Gobierno, José María Aznar y el exministro Ángel Acebes. / Ricardo Muñoz / Ical

Familiares, amigos y compañeros han acudido a Ávila a despedirse de Feliciano Blázquez, Presidente de Honor del Partido Popular

M.F.J.Ávila

El tiempo acompañaba el ánimo cuando, a las 12,00 del mediodía, el coche fúnebre se situaba frente a la entrada del Crematorio Municipal de Ávila. Encogidos por el frío y por el motivo que les traía a la capital abulense, llegaban los acompañantes del último viaje de Feliciano Blázquez.

Más información

Hasta tres vehículos han sido necesarios para transportar los ramos de flores y guirnaldas enviados por compañeros, amigos, afiliados, familiares y admiradores.

Desde diferentes puntos de la geografía nacional, llegaban poco a poco los perfiles políticos que marcaron la vida de Feliciano Blázquez y a quienes él también marcó.

El expresidente del Gobierno, José María Aznar, ha querido estar presente y acompañar a la familia en el trance. Ha sido recibido a las puertas del Crematorio Municipal por la cúpula del Partido Popular en Ávila, deteniéndose unos segundos para compartir su parecer.

Aznar ha alabado a Feliciano Blázquez en diferentes aspectos: “primero una gran persona, segundo un excelente amigo durante muchos años y tercero un magnífico consejero y español; no se pueden reunir más cualidades y siento mucho su fallecimiento”, ha expresado.

La Junta de Castilla y León ha estado presente con la representación del delegado territorial en Ávila, José Francisco Hernández, y la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García.

La consejera ha destacado los valores de Feliciano Blázquez como persona: su humildad y ejemplo así como el empeño de “defender Ávila por encima de todo”. Lo ha incluido en el nivel de los “grandes políticos” que ejercían su cargo “desde la humildad, arraigado a una tierra que quería”.

Visiblemente emocionada, la subdelegada del Gobierno en Ávila, María Ángeles Ortega, aseguraba que la pérdida sufrida le afectaba, sobre  todo, “a nivel personal”, ya que le consideraba “un padre” porque “en su momento” le eligió. Junto a “Félix San Segundo”, Feliciano Blázquez fue la persona que más influyó “en la forma de trabajar”.

La subdelegada ha confesado que el pasado verano, logró pasar muchas “tardes con él”, exceptuando el último mes en el que la salud de él se resintió más. De este modo, logró despedirse “poco a poco”.

Otros apelaban a su figura política, añadiendo que su fallecimiento correspondía a un “paso de página gloriosa”. El senador abulense Miguel Ángel García Nieto ha expresado el sentir de la ciudad, provincia y Partido Popular ante la pérdida de quien “si hizo algo en su vida, fue trabajar por los demás”. También como exalcalde de la ciudad, García Nieto ha afirmado que no le olvidará “jamás”, ni como “maestro” ni como “paisano”.

A sus espaldas, el que participara en la fundación de lo que hoy se conoce como Partido Popular, deja una formación “moderna, con ansias de futuro de seguir trabajando como él enseñó”.

El eurodiputado Agustín Díaz de Mera aseguraba, visiblemente emocionado, que estaba siendo un día “muy duro y complicado, lleno de sentimientos, recuerdos y gratitudes”.

Para él, la figura de Feliciano Blázquez fue “imprescindible” en la construcción del Partido Popular, porque se empezó “de cero” y lo edificó.

Ha recordado el tiempo en que él fue su secretario general, entre 1988 y 1993, cuando compartían “viajes eternos al Congreso de los Diputados” mientras “conducía él, porque era buen conductor”.

A nivel personal, lo ayudó a “llegar al  Senado, a la alcaldía de la ciudad y a tantas cosas que desconozco”.

En su opinión, independientemente de “colores políticos”, la ciudad de Ávila conserva una deuda de gratitud con Feliciano Blázquez. “Somos lo que somos por lo que él sembró”, ha afirmado, “y su epitafio podría ser: porque supiste sembrar”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos