Fallece a los 64 años el sacerdote Alejandro Cabrero, titular de las parroquias de Arévalo

Alejandro Cabrero oficiando una eucaristía. F.G. MURIEL
Alejandro Cabrero oficiando una eucaristía. F.G. MURIEL

Un multitudinario funeral presidido por el obispo de la Diócesis despide al sacerdote

FERNANDO G. MURIELARÉVALO

La ciudad de Arévalo ha despedido en un multitudinario funeral al sacerdote Alejandro Cabrero Durán, quien en el momento de su fallecimiento ayer a los 64 años de edad, desempeñaba el cargo de párroco de la iglesia de Santo Domingo de Silos y San Juan Bautista de la ciudad. Antes de llegar a Arévalo fue durante 15 años profesor en el Colegio Diocesano 'Asunción de Nuestra Señora'.

Tras haber sido velado en el Tanatorio de Arévalo, a las once de la mañana ha tenido lugar la celebración de las Exequias en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos, de la cual era el titular, en una misa concelebrada presidida por el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo; el de Plasencia, José Luis Retama; el vicario parroquial Estéban Martín, así como un gran número de sacerdotes de toda la provincia. Tras el funeral de 'córpore in sepulto', el cadáver fue trasladado hasta la localidad de Cabezas del Pozo, su localidad natal, donde ha sido enterrado.

En 1999 fue nombrado párroco de las parroquias de Santo Domingo de Silos y San Juan Bautista de Arévalo, un cargo que seguía ejerciendo hasta el momento de su muerte. Durante estos últimos años ha sido además administrador parroquial de varias localidades del arciprestazgo de Arévalo como Sinlabajos en 2007, Aldeaseca de Arévalo y Villanueva del Aceral en 2008, Palacios Rubios y Vinaderos en 2012. También era miembro del Consejo Presbiteral desde 2002.

Durante su etapa en Arévalo, han tenido lugar importantes acontecimientos, entre los que destaca la celebración en la ciudad de ‘Credo’ la exposición de la XVIII edición de Las Edades del Hombre, la puesta en marcha de voluntarios de Cáritas, cuya labor sigue en marcha ayudando a familias con escasos recursos, o la cofradía de San Victorino Mártir, para realzar las fiestas del patrón de la ciudad.

Tras estudiar en el Seminario Diocesano y en la Universidad Pontificia de Salamanca, fue ordenado sacerdote el 1 de julio de 1979. Su primer cargo pastoral lo lleva hasta el arciprestazgo de Barco de Ávila, donde estuvo encargado de La Horcajada y Encinares, siendo además miembro del equipo sacerdotal de la propia localidad de Barco de Ávila.

En 1985 llega a Ávila capital para ejercer como profesor en el Colegio diocesano 'Asunción de Nuestra Señora', donde permanecerá casi 15 años. Allí fue nombrado también Director del Colegio Menor en 1995.

Fotos

Vídeos