Una explotación ganadera de Ávila sufre el octavo ataque de lobos del año

Una explotación ganadera de Ávila sufre el octavo ataque de lobos del año

Está situada en el municipio de San Martín de la Vega del Alberche

M.F.J.Ávila

En menos de una semana se ha repetido un ataque de lobos a ganado en la provincia de Ávila. En esta ocasión, la víctima ha sido un becerro de tres meses y el municipio afectado, San Martín de la Vega del Alberche.

El ataque se produjo el 28 de diciembre en la ganadería de Javier González, quien ha sufrido ya «ocho ataques» en un mismo año, según denuncia la ASAJA. Ha perdido tres becerros de menos de tres meses, otros tres de cinco meses y otro de diez.

El ganadero, que lleva nueve años dedicado al sector, se percató de que pasaba algo extraño al notar nervioso al ganado. A 500 metros del resto de los animales encontró al becerro muerto.

En 2016 contabilizó 16 ataques a su ganado y en 2015 perdió una novilla de tres años. De ése animal, todavía espera la ayuda económica en forma de compensación por parte de la Junta de Castilla y León.

Por el animal muerto el pasado 28, la Administración Regional aportará «650 euros», ya que no superaba los tres meses de vida, pero habría podido conseguir, de haberse mantenido viva la res, hasta 750 euros. Desde ASAJA señalan que esto supone «un nuevo pellizco a su inexistente nómina». Las pérdidas se cuantifican «hasta el doble» si el becerro cuenta menos de tres meses.

El cierre del ganado o la presencia de mastines en las explotaciones no les parece «adecuado» para evitar ataques de lobo al ganado extensivo. El ganadero ha pedido que la Junta controle «a una especie cinegética que está haciendo mucho daño al sector».

Por su parte, ASAJA pide para 2018 nuevos controles poblacionales en la provincia. El presidente de la asociación en Ávila, Joaquín Pino, ha demandado una actualización de los baremos de las indemnizaciones por los daños ocasionados por lobos.

También han reprochado a las instituciones europeas que la Consejería de Medio Ambiente se encuentre con «quebraderos de cabeza» a la hora de hablar del Norte o Sur del Duero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos