Desconvocados los paros ante principio acuerdo entre el comité y Leche Celta Ávila

Desconvocados los paros ante principio acuerdo entre el comité y Leche Celta Ávila

Serrano ha precisado que el preacuerdo alcanzado, deberá ser ratificado por la plantilla el próximo martes

El Norte
EL NORTEÁvila

El principio de acuerdo alcanzado entre el comité de empresa y los responsables de Leche Celta en Ávila ha hecho que los representantes de los 65 trabajadores de esta factoría hayan decidido desconvocar los dos paros que estaban programados para los días 26 y 27 de marzo.

Esta situación se produce después de que el pasado lunes los empleados de esta planta situada en el Polígono Industrial de Vicolozano realizaran el primero de los tres paros previstos, para protestar contra la «discriminación» salarial que a su juicio mantienen con sus compañeros de la planta de Pontedeume (La Coruña).

Según ha confirmado hoy a Efe el presidente del comité de empresa, Rafael Serrano, el acuerdo alcanzado «se acerca mucho» a lo que solicitaban a la dirección, de manera que finalmente el aumento salarial de en torno al 6,5 por ciento ha recibido el visto bueno de Leche Celta, equiparándose a sus compañeros gallegos.

No obstante, Serrano ha precisado que el preacuerdo alcanzado, deberá ser ratificado por la plantilla el próximo martes, durante la asamblea que se desarrollará entre las 13.00 y las 15.00 horas.

«El comité de empresa cree que este preacuerdo es un gran avance por parte de la empresa», ha señalado la representación de la plantilla en una nota de prensa.

El presidente del comité no ha podido precisar si este mismo acuerdo será extensible a los compañeros de las factorías de Meira (Lugo) y Meruelo (Cantabria), cuya postura es la misma que la de la plantilla de Ávila, exigiendo las mismas mejoras salariales acordadas en Pontedeume.

Esta situación se debe a que los empleados de la planta coruñesa firmaron un convenio que supone mejores condiciones laborales que las del resto de las plantas, con una diferencia salarial media de 6,5 puntos, ya que se rigen por los convenios estatales del sector lácteo.

Las cuatro factorías estaban acogidas al convenio estatal, pero en 2017 la empresa firmó un acuerdo propio con la fábrica coruñesa que supone «mejoras económicas sustanciales», pese a que la empresa les ha dicho que todos son iguales.

La factoría abulense cuenta con cuatro líneas de producción y 65 empleados, mientras que la coruñesa tiene 130 empleados y ocho líneas de producción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos