El colegio Amor de Dios de Arévalo instala un 'hotel de insectos' en el parque fluvial del río Arevalillo

El hotel para insectos es una realidad en el parque fluvial del río Arevalillo/
El hotel para insectos es una realidad en el parque fluvial del río Arevalillo

Está enmarcado en el proyecto de sensibilización con el medio ambiente para los colegiales de Primaria

FERNANDO GÓMEZ MURIELARÉVALO

Dentro de las actividades medioambientales que desarrolla el Colegio Amor de Dios de Arévalo, que tiene como objetivo principal la sensibilización medioambiental de los alumnos de primaria del centro, se ha desarrollado un proyecto, que bajo el título de ‘Ayudar a los insectos para conservar la biodiversidad´’ pretende fortalecer la biodiversidad local mediante la construcción de un ‘hotel para bichos.

La ejecución material de esta idea ha sido posible gracias a la participación de más de 100 alumnos pertenecientes a los cursos 4º, 5º y 6º de primaria del mismo centro, sus familias y profesores que, con ayuda del Ayuntamiento de Arévalo y bajo la dirección de Fran Durán, autor del proyecto del Parque Fluvial del Arevalillo, han construido e instalado el hotel para insectos en el citado espacio que el Ayuntamiento recuperó y acondicionó para el uso público en el año 2016 y sobre el que aún se proyectan diversas actividades medioambientales.

Las iniciativas que buscan favorecer la biodiversidad tales como la construcción de refugios para fauna, como este hotel para insectos, cajas nido, estanques o plantaciones locales, por poner algunos ejemplos, mediante implicación de diferentes colectivos sociales y centros educativos, son en muchos casos efectivas, fáciles de llevar a la prácticay han demostrado ser un excelente recurso pedagógico para niños y adultos. Además, animan a la participación ciudadana y, por ello, generan cohesión social. A pesar de todo, a día de hoy son muy escasas en nuestro país.

En este sentido, el Colegio Amor de Dios ha sido pionero en la creación del primer gran hotel para insectos del municipio que, no solo favorece la supervivencia de los invertebrados sino que beneficia indirectamente a las plantas, otros animales e incluso al ser humano, puesto que algunos huéspedes controlan las plagas de pulgones.

El ‘hotel para insectos’ pone el broche de oro a un proyecto en el que los alumnos han asistido a charlas de carácter medioambiental y han desarrollado numerosas actividades. Los habitantes de la ciudad y alrededores pueden seguir disfrutando de las mismas, ya que durante este mes, se puede visitar una preciosa exposición de maquetas de animales con materiales reciclados en el mismo colegio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos