Cebreros prepara su primera vendimia DOP

Viticultores y bodegueros planifican los primeros pasos dentro de la DOP ‘Vino de Calidad de Cebreros’

M.F.J.Ávila

El municipio de Cebreros (Ávila), pasa revista a todos los preparativos necesarios para acometer su primera vendimia como Denominación de Origen Protegida (DOP), concedida recientemente por la Junta de Castilla y León.

Actualmente, los trámites pasan por el registro de los viñedos y las bodegas, por lo que no es definitiva la cantidad de uva ni cosecha que va a recolectarse y que pasará a conformar la primera serie de vinos ‘DOP Vino de Calidad de Cebreros’.

Será la sumiller Marta Burgos la encargada de revisar viña a viña las características requeridas para formar parte de la DOP, así como de contactar con los viticultores que desean inscribirse. Para la tarea, cuenta con la ayuda del asesor externo Miqel Udina, auditor jefe y director técnico de la DOP Sierra de Salamanca.

Por el momento, se prevé que la mayoría de la recolección provenga de viñedos de la zona de Cebreros y El Barraco, aunque también cuentan con Gavilanes, Lanzahíta, El Tiemblo, Navaluenga y Burgohondo; en total, más de 30 municipios participantes.

Tras la inscripción de las bodegas y los viñedos, se realizarán controles de entrada de la uva, controles de vendimia y controles de bodega a lo largo de todo el año. La vendimia es parte fundamental del proceso, pero la gestión y control del sistema de producción de vino se mantiene bajo estricta vigilancia a través de órganos de inspección, como el ITACYL (Instituto Técnico Agrario de Castilla y León), dependiente de la Junta.

Los viticultores que deseen acogerse a la Denominación de Origen Protegida, deberán seguir las normas homologadas, como vendimiar en cajas y no en sacos o cumplir los rendimientos mínimos por hectárea.

En la tarde del sábado dará comienzo oficialmente la vendimia con la primera recogida de uvas de la temporada en la provincia de Ávila: el bodeguero que hará los honores es Daniel Ramos, para la bodega que lleva su mismo nombre.

Ramos afirma que la pertenencia a la DOP les inspira una mayor «responsabilidad», ya que no es tan sólo el vino de uno, sino que «representa a una zona».

Los preparativos para el inicio de la vendimia ya se han puesto en marcha: en el caso de Daniel Ramos, da trabajo, aparte de a sí mismo, a otras cuatro personas que recogerán, en una primera jornada, unos 1.000 kilos de uvas.

Como el resto de empresarios que deben su producción y beneficio futuro a la climatología (agricultores, ganaderos, etc.), ha admitido el gran impacto que supone la sequía, seguida de las tormentas y las granizadas tardías.

No obstante, se muestra optimista, ya que «la uva está bien y jugosa» aunque el dictamen sea «subjetivo».

Fotos

Vídeos