Agricultores molestos con Agroseguro al deducirles de la indemnización los gastos de la cosecha

Raúl Martín Legido en una parcela de cereal en Madrigal de las altas Torres. F. G. MURIEL

Consideran que al no encontrarse esta cláusula reflejada en la póliza subscrita supone un engaño para el asegurado

FERNANDO G. MURIELARÉVALO

Muchos agricultores se sienten engañados con el seguro de invierno. Tras afrontar la peor de las campañas en lo que llevamos de siglo, quienes contrataron pólizas por daños de sequía y no han podido ni tan siquiera cosechar sus tierras, ya que con la falta de lluvia no han crecido las espigas, se enfrentan a una reducción en las indemnizaciones, puesto que Agroseguro descuenta los 300 primeros kilos aludiendo que corresponderían a los gastos de la cosechadora, los cuales no se realizan debido a que las parcelas se dejan sin segar.

El problema surge cuando la mayoría de los agricultores se están enterando de esta cláusula, una vez que los peritos han tasado los daños, y en las superficies en las que el siniestro es del 100%, en vez de indemnizar por la producción asegurada, la que estima Agroseguro a la hora de cumplimentar la póliza, les descuentan 300 kilógramos.

Este es el caso de Raúl Martín Legido, un cerealista de la villa abulense de Madrigal de las Altas torres, que ha visto como en una parcela de trigo que tenía asegurada por una producción de 1.500 kilos, a la hora de indemnizarle una vez que el tasador ha comprobado los daños y ha visto la imposibilidad de que pueda ser cosechada, sólo va a ser retribuida por 1.200 kilos. Esto significa que en vez de cobrar 240 euros por hectárea tan sólo percibirá 192.

Lo peor del caso es que esta cláusula no está, ni tan siquiera en la letra pequeña del contrato que firmó cuando contrató el seguro. Esto es lo que le parece mal, tanto a Raúl, como a otros de los agricultores que de buena Fe han contratado esta póliza, pero que no han conocido esta cláusula, puesto que ni en la denominada “letra pequeña” del contrato está estipulado, ya que sólo aparece en la página web de Agroseguro.

No obstante este no es el único problema que Martín Legido encuentra en el conocido como “seguro de invierno”, puesto que a pesar de haberlo contratado tan sólo podrá recuperar entre el 30% y el 50% de los gastos realizados en su explotación. Considera que es muy bajo el rendimiento medio por el que la entidad aseguradora establece la producción, con unos criterios que reducen mucho la media. Así conoce casos que les aseguraban por una producción de 3.000 kilos y de repente se la han bajado a 1.800.

Raúl Martín está muestra que las indemnizaciones de los seguros por siniestros en pedrisco e incendios, alcanzan alrededor del 90% de las pérdidas, llegando a ser estas mucho más frecuentes que las de la sequía. Manifiesta que estos seguros de invierno deberían al menos compensar sino el total de las pérdidas, al menos un 80% del dinero invertido.

Denuncia de UPA

Ante las numerosas quejas que la organización agraria UPA ha recibido de sus socios ante lo que consideran una “cláusula oculta” en sus pólizas de seguros agrarios la organización ha denunciado “la injusticia que se estaría cometiendo con los agricultores cerealistas asegurados frente a la sequía por una póliza de su seguro agrario. Acusa directamente a Agroseguro de querer “hacer negocio mediante una cláusula rastrera”, al descontar el coste de la siega en aquellas parcelas en las que no se va a cosechar, lo que supone un “descuento” en el pago de la indemnización de 0,16 euros por kilo. Además hay que añadir la franquicia obligatoria del 30% lo que va a  provocar que muchos agricultores reciban una “indemnización escasa e injusta que no cubrirá en absoluto sus pérdidas, en un año de ruina para el sector del cereal”, con cientos de miles de hectáreas en “siniestro total”. Además, UPA asegura que ni la póliza, ni la tasación de los peritos recogen este descuento, que sólo aparece en su página web, por lo que Agroseguro estaría incurriendo en un “engaño a los asegurados”.

UPA ha exigido a Agroseguro que no aplique una medida tan dañina para sus clientes asegurados. También han pedido a la Entidad Estatal de Seguros Agrarios, ENESA, dependiente del Ministerio de Agricultura, que “tome cartas en el asunto” y no permita este trato discriminatorio a los cerealistas españoles.

Por su parte desde Agroseguro han manifestado que este descuento sí se encuentra en las Condiciones Especiales del seguro, y lleva contemplado en las mismas desde 1992, es decir, desde hace 25 años, con pleno conocimiento de los grupos de trabajo que anualmente, y con participación de los representantes sectoriales, entre los que se incluye la UPA, revisan los términos de las coberturas del seguro agrario, habiéndose aplicado en multitud de ocasiones sin mayor incidencia.

Esta organización manifiesta que el seguro tiene por objeto resarcir de la falta de ingresos derivada del siniestro, y este puede acarrear, cuando el daño es muy importante, también disminuyen los gastos de recolección, por lo que se admite de forma generalizada que la indemnización en estos casos extremos contemple el quebranto neto, máxime considerando que los precios a efectos del seguro no descuentan el efecto de esos gastos, ya que ni el ahorro de estos gastos se produce en todos los siniestros ni su efecto es proporcional.

Fotos

Vídeos