La hermana de la bebé fallecida en Ávila se encuentra bajo tutela de la Junta

  • Los Servicios Sociales evalúan las circunstancias de la familia con el objetivo de «dar prioridad al interés de la menor»

Los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León han asumido la tutela de la hermana mayor de la bebe de 20 días que falleció el pasado 9 de enero y por cuya muerte fue detenido -y posteriormente puesto en libertad- su padre acusado de un delito de homicidio por imprudencia.

Fuentes de la Delegación Territorial de la Junta en Ávila han señalado a Efe que la otra hija del matrimonio, de entre 2 y 3 años según fuentes de la Fiscalía, está bajo tutela de la Administración autonómica tras el fallecimiento de su hermana en Salamanca por «traumatismo craneoencefálico no perceptible externamente».

Desde el Gobierno regional se señala que los Servicios Sociales «valoran las circunstancias de la familia, en coordinación con la Administración de Justicia», con el objetivo de «dar prioridad al interés de la menor».

Las mismas fuentes han señalado que los Servicios Sociales valoran «todas las opciones de protección» de esta pequeña.

La decisión ha sido adoptada tras la detención del padre, de 25 años y vecino de El Hoyo de Pinares (Ávila), y su posterior puesta en libertad, al entender que existe «una carencia total de intencionalidad» en los hechos.

En este sentido, el Fiscal de guardia en el momento en el que se conocieron los hechos, Óscar Barrios, ha confirmado a Efe que no prevé solicitar medidas cautelares, al no apreciar voluntariedad en lo sucedido.

Barrios ha explicado que la muerte de la niña se debió a una «hemorragia subaracnoidea», mientras que la Guardia Civil apunta a un «traumatismo craneoencefálico de etiología violenta».

Ambas fuentes señalan que las lesiones de la pequeña se produjeron, posiblemente entre el 4 y el 6 de enero, «al jugar el padre con la menor sin adoptar las medidas de seguridad en cuanto a la sujeción de la cabeza».

Estos juegos consistieron en «arrojar hacia arriba y sobre la cama» al bebé, creyendo que esa forma de actuar «no suponía ningún peligro para la niña» e «ignorando las consecuencias de tales juegos».

Según el fiscal, ante los continuos llantos de la pequeña, los padres decidieron en la mañana del pasado día 7 dirigirse al Centro de Salud de la cercana localidad de Cebreros, desde donde fue derivada hasta el Hospital 'Nuestra Señora de Sonsoles', de Ávila.

En este último centro, y entendiendo la gravedad de las lesiones que presentaba, la pequeña fue derivada al Hospital Clínico de Salamanca, donde falleció a las 13:30 del pasado 9 de enero.

Según la Guardia Civil, los facultativos que atendieron a la pequeña inicialmente «no pudieron determinar su dolencia», antes de que en Salamanca las pruebas realizadas diagnosticaran un «traumatismo craneoencefálico no perceptible externamente», tal y como certificó la autopsia.

Una autopsia realizada conjuntamente por los Servicios Forenses de Salamanca y por responsables de la Comisión Nacional de Trasplantes, ya que los padres de la pequeña donaron sus órganos.

Aunque inicialmente se hizo cargo del caso el Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca, las diligencias han sido instruidas por el Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila.

Finalmente, el detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Ávila.

Según Óscar Barrios, no se aprecian razones para solicitar medidas cautelares contra el padre de la niña, al no existir bajo su punto de vista «indicios de homicidio o asesinato doloso o intencionado».

La pareja del joven detenido y puesto en libertad tiene 19 años, según la fiscalía.