Detenido por la muerte de su bebé cuando jugaba con ella

  • Se le acusa de homicidio imprudente por lanzarla «hacia arriba y sobre la cama» creyendo que «no suponía ningún peligro para la niña»

Efectivos de la Guardia Civil han detenido a un joven de 24 años como presunto autor de un homicidio imprudente tras la muerte de su hija, de 20 días, que sufrió un traumatismo cráneo-encefálico de etiología violenta por los juegos que había realizado con ella.

Las lesiones se produjeron entre el 4 y el 6 de enero en una localidad de la comarca de Pinares y la muerte el día 9, al jugar el padre de la menor «sin adoptar medidas de seguridad en cuanto a la sujeción de la cabeza de la niña», han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Los juegos «consistieron en arrojarla hacia arriba y sobre la cama, en la creencia que dicha actuación no suponía ningún peligro para la niña».

De las investigaciones con los colegiados sanitarios que atendieron a la niña, en un principio no pudieron determinar la dolencia de la niña, si bien tras las pruebas preceptivas le fue diagnosticado el traumatismo cráneo-encefálico, no perceptible externamente, pero certificado por la autopsia de la menor, que fue realizada conjuntamente por los Servicios Forenses de Salamanca y la Comisión Nacional de Trasplantes al haber donado los padres sus órganos.

La niña fue atendida en el Centro de Salud de Cebreros, luego en el Complejo Hospitalario de Ávila y en el Hospital Clínico de Salamanca, donde falleció a las 13:30 horas del día 9.

El padre fue detenido y puesto en libertad como autor de un presunto delito de homicidio por imprudencia, al entender «la carencia total de intencionalidad en el hecho investigado y porque el padre ignoraba las consecuencias de tales juegos».