La Guardia Civil de Ávila desarticula una banda organizada de tráfico internacional de vehículos

vídeo

/ Guardia Civil

  • Se ha detenido a cuatro hombres y una mujer, y se han recuperado un total de 32 vehículos que permanecen en Marruecos

La Guardia Civil ha detenido a cinco miembros de un grupo organizado en Ávila (cuatro varones y una mujer), que sustraía vehículos y los destinaba al norte de África a través de una red de tráfico internacional. Se han rescatado 32 de los automóviles, de diferentes marcas y modelos, que continúan intervenidos en el Reino de Marruecos. No se descarta que puedan producirse más detenciones.

Los robos se producían en toda España, e incluían la falsificación de documentos, por lo que se les acusa de Falsedad Documental, Receptación y Estafa. Tras detectarse el aumento de robos de determinadas marcas y modelos desde 2013 a la actualidad, se procedió a activar una serie de gestiones de localización de los vehículos apropiados indebidamente en la provincia de Ávila. De esta investigación se concluyó que algunos de los vehículos eran exportados a países del norte de África.

Los mismos responsables tendrían conexión con talleres de reparación, servicios de grúa, tiendas de repuesto y troquelado de matrículas, desguaces de vehículos y toda una serie de establecimientos cuya colaboración era imprescindible para dar apariencia legal a los vehículos robados.

Se ha llegado a saber, que algunos miembros de la banda, denunciaban la desaparición de sus vehículos ante la policía para cobrar indemnización de las compañías aseguradoras. Una vez se producía el cobro, se despiezabas y reutilizaban las partes del coche, instalándolas después en otros que coincidieran en marca y modelo. Finalmente, se vendía a un tercero como si fuera de segunda mano.

Otra línea de actuación consistía en la apropiación de compactos de gama media, a los que manipulaban la matrícula y otras características, proveyéndolos incluso de documentación para circular con normalidad. Después se llevaban a puertos desde donde embarcaban y alcanzaban las costas del norte de África por vía marítima. De nuevo, allí eran matriculados y revendidos ‘legalmente’.

La operación se ha dirigido desde el Jugado de Instrucción nº2 de Ávila, y llevada a cabo por los efectivos de los Equipos de Investigación GIAT, el Subsector de Tráfico de Ávila y el EDOA de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila.