El Norte de Castilla

Un empresario lleva más de tres años luchando por tener instalación telefónica en el polígono de Arévalo

Canalización provisional de la red eléctrica desde una empresa del antiguo polígono hasta la nueva nave. F.G. MURIEL
Canalización provisional de la red eléctrica desde una empresa del antiguo polígono hasta la nueva nave. F.G. MURIEL
  • En junio de 2013 este arevalense solicitó su primera licencia pero aún no ha podido abrir todavía al carecer de algunos suministros imprescindibles para la puesta en marcha

¿Quién dijo que Arévalo necesitaba más suelo industrial? ¿Quién dijo que la ampliación del Polígono Tierra de Arévalo supondría facilitar que los emprendedores pudieran elegir la ciudad abulense antes que otros municipios? Pues después de tres años desde que finalizara esta ampliación, nada más lejos de la realidad. Al menos así lo ha podido comprobar el empresario arevalense Ricardo Martín Castañeda, quien lleva más de tres años invirtiendo en la construcción de un taller para la instalación, montaje y calibrado de tacógrafos, sin que hasta el momento haya podido abrir su instalación ya que aún carece de red telefónica.

En junio de 2013, este empresario arevalense solicitó al Ayuntamiento su primera licencia para comenzar las obras para la construcción de una nave en la que instalar el taller que, aunque está totalmente terminado, no ha podido abrir todavía al carecer de algunos suministros imprescindibles para su puesta en marcha.

La empresa se ubica en el polígono industrial de Arévalo, en una parcela que la empresa pública ADE Parques Tecnológicos le permutó junto con las construcciones e instalaciones que existían en ella. Según reza la escritura pública, la parcela está urbanizada, con las acometidas de agua, energía eléctrica, canalizaciones de servicio telefónico, de saneamiento y redes generales de gas.

Tres años y medio después de que este empresario adquiriera su parcela pudo acometer las obras previo pago de los diferentes impuestos y tasas. Según reza la escritura, así como el proyecto de actuación del nuevo polígono, tenía que tener suministro de energía eléctrica, pero para realizar las obras ha sido necesario la utilización de generadores autónomos. Este problema ha generado el correspondiente incremento de gasto para agilizar las obras y poner en marcha cuanto antes su nueva empresa.

El emprendedor insistió ante ADE Parques Tecnológicos y Empresariales de Castilla y León para que le ayudaran a poder disponer de suministro de energía eléctrica, y servicio telefónico. Sin embargo, desde la empresa pública le respondieron de forma reiterada que el problema le correspondía al Ayuntamiento, ya que le concedieron licencias para acometer las obras de forma prematura, ya que el consistorio no debía haber permitido la construcción y equipación de este taller.

Tras visitar al Ayuntamiento, donde reconoce que siempre fue atendido por el alcalde, aún acudiendo sin cita, y varias llamadas a ADE y a la compañía eléctrica sin resultados, decidió elevar una reclamación al Procurador del Común a través de la Unión de Consumidores al verse desamparado por las administración municipal y la empresa pública. Según el arevalense, desde que comenzaron las obras, lo único que ha hecho es pagar impuestos, tasas y facturas.

El 15 de septiembre de 2016 pudo contratar la luz. Para ello fue necesario que el Ayuntamiento de Arévalo intercediera y realizara un proyecto para que desde la zona más cercana del antiguo polígono se instalara de forma provisional una red aérea sobre postes de madera hasta el futuro taller. A partir de esa fecha pudo conectarse a la red eléctrica, algo necesario para el funcionamiento del taller, ya que al disponer de un certificado ISO en la verificación de los tacógrafos necesita de energía eléctrica suministrada por la red, no pudiendo utilizar generadores o cualquier otro tipo de suministro como energía solar o eólica.

Sin embargo, aún no pudo abrir el taller por no disponer de línea telefónica, necesaria para comunicar la instalación o verificación de tacógrafos por internet a la Dirección General de Transportes.

A pesar de tener la licencia de apertura, de haber contrado al personal que va a trabajar en esta nueva industria, incluso teniendo ya, aunque de forma provisional conexión a la red eléctrica, aún no sabe cuándo podrá conectarse a la red telefónica y así poder en marcha su industria.

Ricardo Martín solo espera que concluya este largo camino para que pueda abrir su empresa y considera que ADE Parques Tecnológicos y Empresariales «se ríe de quienes intentan poner en marcha una industria». También espera una indemnización por los perjuicios económicos que le ha causado.