El todoterreno accidentado en Ávila llevaba a diez personas

  • La Guardia Civil confirmó que en el vehículo siniestrado el pasado jueves, y en el que murieron tres mujeres, viajaba «al menos» un ocupante más de los permitidos

El todoterreno accidentado el pasado jueves en las inmediaciones de Niharra trasladaba a diez mujeres, según confirmó la Guardia Civil de Ávila. Esto quiere decir que, en principio, se sobrepasaba el número de personas permitidas en el vehículo (nueve). Desde la Benemérita se apunta a que «al menos» había diez personas en el vehículo, por lo que no se descarta que alguna persona más también viajara en el vehículo, aunque este punto no se ha podido confirmar.

Este nuevo dato corrige lo que se dijo en un primer momento en el lugar de los hechos cuando se creyó que había nueve mujeres dentro del coche. Hay que recordar que en ese accidente tres mujeres perdieron la vida y seis resultaron heridas de gravedad.

El conocimiento de este dato llega en la jornada en la que se ha anunciado que las cinco mujeres ingresadas en Ávila tienen una evolución favorable y están respondiendo bien. De las dos que estaban críticas una de ellas ya se considera grave, por lo que en este momento hay cuatro graves y una crítica. Peor se encuentra la ingresada en Salamanca que, según explican fuente de la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca, permanece en estado crítico, ingresada en la UCI, aunque estable dentro de la gravedad.

El accidente de tráfico se produjo alrededor de las 15.00 horas del pasado jueves cuando un todoterreno colisionó contra un camión en la N-502. Desde los sindicatos UGT y CCOO se informó que el camión correspondía a la empresa Pergar, aunque finalmente se ha desmentido que esto sea así.

La peor parte del impacto se lo llevó el todoterreno, ya que en el propio lugar de los hechos se confirmó el fallecimiento de dos mujeres. Poco después se anunció la tercera de las muertes, mientras que el resto de mujeres accidentadas serán trasladadas a Ávila y Salamanca.

La conductora del vehículo, aunque atendida en el lugar de los hechos, resultó ilesa, al igual que el conductor del camión.

Todas las mujeres eran de nacionalidad búlgara y estaban en Ávila como trabajadoras temporales en las plantaciones de fresa, con la intención de volver a su tierra a la finalización de sus contratos, según explicó en su momento el alcalde de Niharra, Carlos Jiménez.

La conductora del vehículo ya ha declarado ante la titular del Juzgado número 4 de Ávila, donde fue citada como investigada por presuntos delitos de homicidios imprudentes y lesiones imprudentes, por lo que se le ha retirado el carné de conducir y tiene prohibido salir de España.