La dirección del PP de Ávila y el gobierno de la Diputación, dispuestos a reconducir el partido a la «normalidad»

  • Antolín Sanz mantiene la primera reunión pública con Jesús Manuel Sánchez Cabrera

El presidente del PP de Ávila, Antolín Sanz, se reunió este lunes con el equipo de diputados provinciales de su partido, encabezado por el presidente de dicha institución, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, la persona que se impuso al candidato elegido por la dirección popular para ese puesto, Pablo Luis Gómez. “No es postureo”, dijo el también senador, quien aseguró que el encuentro viene precedido de varias conversaciones por teléfono y de un encuentro privado, hace pocos días, en la sede de la institución provincial.

“Fruto de esas conversaciones es la reunión de trabajo que tenemos hoy para poder marcar líneas de trabajo conjuntamente: somos todos la familia del PP”, afirmó Sánchez Cabrera. Tanto él como Sanz aseguraron que será el trabajo "por los abulenses y por los municipios” lo que permitirá ir “reconduciendo” el partido “a una situación de normalidad”.

Nada de “pelillos a la mar”
A pesar de ello, Sanz reconoció que “este tipo de cosas no gustan”, en referencia a lo ocurrido en el pleno de constitución de la Diputación, cuando Sánchez Cabrera se presentó como alternativa al candidato oficial, Pablo Luis Gómez –uno de los tres diputados que no estuvo presente en la reunión de ayer-, y acabó venciendo en segunda vuelta, por 11 votos a cinco. “No digo que pelillos a la mar, el PP es un partido serio y responsable”. Y añadió: “Una organización política como esta tiene unas normas que hay que cumplir y acatar”.

Las posibles medidas disciplinarias, tal y como apuntó el senador, corresponden una decisión que debe tomar de forma autónoma el Comité Nacional de Derechos y Garantías del Partido Popular. Este organismo ya acordó la apertura de expediente disciplinario y suspensión cautelar de militancia de Jesús Manuel Sánchez Cabrera y Jesús Martín García, el diputado que le presentó como candidato en el pleno. En cualquier caso, Antolín Sanz afirmó que “ese acontecimiento ya pasó" y es el momento de trabajar unidos “sobre la base de que determinadas cosas no van a volver a suceder”.

Toca ahora preparar las labores a realizar de cara a las próximas elecciones generales, algo que, según reconoció el presidente del PP de Ávila “quedó un tanto paralizado” debido a esos problemas internos. En su opinión, hay que pensar en los “248 municipios que precisan atención, cuidados y ser escuchados”. En la misma línea, Sánchez Cabrera señaló que habrá que “trabajar muy duro en los próximos meses” porque los abulenses “se juegan muchísimo" en la siguiente cita electoral.