elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 23 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Creando la atmósfera 'Greco'

ARTE

Creando la atmósfera 'Greco'

El Palacio de Villena se prepara para mostrar la vigencia del pintor en artistas actuales

24.04.14 - 21:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Truena el taladro. El estruendo acaba diluido en el ambiente apacible de la sala donde doce retratos de los apóstoles pintados por El Greco (Creta, 1541-Toledo, 1614) conviven desde hace días con la obra abstracta 'Sagrado Corazón de Jesús en vos confío' (1992), de Luis Gordillo. Operarios recorren las paredes con punteros laser, equilibran cuadros, abren cajas de madera de las que extraen obras de arte que han viajado acolchadas, dos restauradoras comprueban y apuntan con meticulosidad el estado en el que han llegado las piezas. «Sin cambios», anotan.

El ritmo de trabajo es fluido y preciso en el Palacio de Villena, donde el negro de sus paredes ha sido sustituido por un blanco luminoso y el espacio se ha redistribuido con tabiques de carpintería, creando una nueva disposición de las salas que albergarán la exposición 'Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco 400 años después', que abrirá sus puertas el martes 29 de abril hasta el 3 de agosto.

Con esta muestra, el Museo Nacional de Escultura pretende mostrar la vigencia de El Greco en artistas españoles contemporáneos pertenecientes a varias generaciones. Ayer continuaban las labores de desembalaje y montaje de las piezas de los artistas que han enviado pinturas, esculturas, fotografías y vídeo al Palacio de Villena: José Manuel Broto, Jorge Galindo, Pierre Gonnord, Luis Gordillo, Secundino Hernández, Cristina Iglesias, Carlos León, Din Matamoro, Marina Núñez, Pablo Reinoso, Monserrat Soto y Darío Villalba.

En el trajín de obras que se colocan y descolocan, Carlos Clares, del estudio de diseño Leona, de Madrid, dirige las operaciones. «Aquí no hay dificultades, sino criterios para hacer las cosas; venimos al museo, vemos las salas y tratamos de ver las simetrías cerrando espacios conforme al trabajo que se ha hecho con los planos», refiere como director de un montaje cuyo proyecto ha requerido un año de trabajo.

Pero antes de llegar a la sala las obras han recorrido kilómetros hasta recalar en estas paredes. La serie de doce retratos de 'El apostolado' viajó con escolta policial desde Oviedo. La obra es propiedad del Museo Nacional de Escultura y permanece en depósito expuesta en el Museo de Bellas Artes de la ciudad asturiana. Tanto a la salida como a la llegada a su punto de destino ha sido inspeccionada por dos restauradoras del Instituto de Patrimonio Cultural de España, encargadas de notificar cualquier incidencia. «Hacemos fichas del estado de conservación y señalamos las singularidades o alteraciones que observemos en las obras de arte, contrastándolas con las imágenes tomadas antes de realizar el viaje», cuenta la conservadora Cristina Salas Almela.

Un arañazo o un desconchón en un marco son incidencias que pueden registrarse durante el traslado e instalación, por lo que las piezas «se aseguran de clavo a clavo; hay que saber, por el tema de seguros, quién cubre esas incidencias», remacha la restauradora Marta Iriondo Silván.

Supervisando los últimos detalles camina por la sala Isabel Durán, comisaria de la exposición. «El Greco es uno de los artistas que más nos puede ayudar a recuperar esa condición humana mejor y trascendente; es un pintor que sitúa el hecho artístico entre el cielo y la tierra, en la necesidad de trascender que tenemos en el mundo de hoy, tan dominado por la banalidad. La mirada de los artistas contemporáneos a El Greco se sitúa ahí y se plasma en sus creaciones».

Isabel Durán se detiene en cada obra contemporánea desentrañando las huellas de El Greco. «Todos los creadores escogidos para esta exposición reconocen su influencia». Cuenta cómo, por ejemplo, Carlos León se inspiró en la obra 'El cardenal don Fernando Niño de Guevara' para componer una obra expuesta, dominada «por el púrpura que le sugería el poder y la sangre del inquisidor».

Esta cita expositiva forma parte del ciclo que conmemora los cuatro siglos de la muerte del pintor con la que Valladolid se suma a Toledo y Madrid. Una treintena de obras componen el repertorio de luz y color propio de la atmósfera 'greco' en la que poco a poco se va sumergiendo el Palacio de Villena.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Varios operarios colocan la escultura 'Laocoonte', de Pablo Reinoso. / Henar Sastre
58 SEMINCI
Programación, tráilers, entrevistas, críticas...... [+]

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.