elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 6 / 13 || Mañana 4 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los ciclistas urbanos rechazan el uso del casco que promueve la DGT

seguridad vial

Los ciclistas urbanos rechazan el uso del casco que promueve la DGT

El borrador que modifica el Código de Circulación dice que los coches deberán ir a 30 por hora en las vías con un solo carril

23.03.13 - 19:46 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La Dirección General de Tráfico (DGT) cocina desde los últimos meses un nuevo Código de Circulación que afectará, especialmente, a los ciclistas que utilizan la bicicleta por la ciudad y que, según el borrador desvelado la semana pasada, estarán obligados a transitar, siempre, obligatoriamente, con casco. Esta será, en la práctica, la principal novedad en el tráfico urbano puesto que la otra gran medida anunciada, la reducción de 50 a 30 kilómetros por hora en la mayor parte de las calles de la ciudad, ya se aplica en muchos barrios de Valladolid y no afecta a las grandes avenidas (que soportan casi el 80%del tráfico que se mueve por la ciudad).

Entremos en materia. La propuesta de la DGT es que los coches no puedan circular a más de 30 kilómetros por hora en calles con un solo sentido o en vías que tienen un carril en cada sentido de circulación. Fuentes del Ayuntamiento explican que esta medida se aplicaría en casi siete de cada diez vías de la ciudad... pero no conllevaría especiales problemas. ¿Por qué? En primer lugar, porque las principales arterias de tráfico tienen más de un carril en cada sentido, por lo que se podría seguir circulando por ellas a 50 kilómetros por hora. Son, por ejemplo: Arco de Ladrillo,García Morato, la avenida de Salamanca, el paseo de San Isidro, los accesos a Parquesol y a los polígonos, la avenida de Palencia, Don Sancho, Nicolás Salmerón, Miguel Íscar, el Paseo de Zorrilla, Isabel la Católica, Farnesio, Juan Carlos I o Angustias. En fin, las grandes arterias que articulan el tráfico de la ciudad.

Esta sería la principal modificación para los conductores. Además, el borrador del nuevo código también habla de no ir por encima de los 20 kilómetros por hora en las calles de coexistencia (acera y calzada al mismo nivel), pero estas señales ya están en varias zonas de la ciudad, sobre todo en las calles residenciales de los barrios del sur.

Eso respecto a los conductores. Vayamos a los ciclistas, que sin duda serán los grandes afectados por este anunciado cambio de normativa. Los miembros de la Asamblea Ciclista rechazan la obligación de que los conductores de bicicletas tengan que llevar casco en los desplazamientos urbanos, como recoge el avance del código de la DGT. El colectivo considera que esta protección es innecesaria, incómoda y poco efectiva en caso de accidente, más cuando el propio avance de la normativa reconoce mayor protagonismo a este vehículo de dos ruedas en las calzadas y prevé, como ya se ha dicho, rebajar la velocidad en muchas vías urbanas a 20 o 30 kilómetros por hora. «Entra en contradicción con la pacificación del tráfico por la que se apuesta», señala Marcelo Jolín, portavoz de la asamblea.

Este usuario recuerda que en ninguna ciudad de Europa con tradición ciclista se impone esta obligación y asegura que en Australia, donde sí se exige, ha caído considerablemente el número de usuarios de la bicicleta. «Podemos entender que se recomiende, pero no que se obligue porque en caso de ser arrollado por un vehículo el casco te puede proteger de poco», señala, al mismo tiempo que reconoce el engorro que supone qué hacer con la protección cuando el ciclista llega a su destino.

En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.