elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 30 || Mañana 17 / 35 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Alta Velocidad desviará los trenes de Renault para eliminar la vía de Ariza

valladolid

Alta Velocidad desviará los trenes de Renault para eliminar la vía de Ariza

La sociedad quiere liberar suelo para la venta en la Ciudad de la Comunicación

17.01.13 - 15:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El consejo de administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad debatirá hoy la que podría ser la quinta obra de la operación del soterramiento. Está previsto que la Dirección General de Ferrocarriles presente en la _reunión la solución técnica para desviar hacia el nuevo complejo que se construye en el Páramo de San Isidro (futuros talleres de Renfe) los trenes de Renault que ahora utilizan la vía de Ariza.
Esto permitirá eliminar este lecho ferroviario del centro de la ciudad –paso a nivel de Argales, incluido– para liberar el suelo en la zona de Ciudad de la Comunicación y poder ponerlo a la venta cuando la sociedad lo considere oportuno. Fuentes consultadas explican que se trataría de empalmar la actual salida ferroviaria de la compañía del rombo con la parte sur del ‘by pass’. Se habilitaría una vía única, sin catenaria, que llevaría a los convoyes de tracción diesel con coches y piezas hasta el nuevo complejo. Desde allí, los trenes cogerían el ramal norte, ahora en construcción, para salir de la ciudad a la altura de Cabezón. La entrada a la fábrica de automóviles se haría en sentido inverso. Alta Velocidad estaría dispuesta a adelantar el dinero de esta obra provisional.
Las mismas fuentes explican que la ventaja para la operación es claras, ya que se sumarían nuevas piezas de terreno para venta a las que se liberen a finales de este año cuando la actividad de los talleres se traslade al nuevo enclave. En concreto en la zona de Ariza (Ciudad de la Comunicación) están previstas seis parcelas con capacidad para 611 viviendas (296 de ellas de protección) Estas parcelas se podrían comercializar junto con las otras 16 que saldrán en el entorno de la estación de Campo Grande.
Reevaluar el valor del suelo
¿Se sacará a la venta este año algún terreno? En principio parece que no. El propio alcalde, quien ayer reconoció que el proyecto en su tramo urbano permanece «parado», adelantó que en este 2013 se realizará un estudio para «reevaluar» el valor del suelo. «Si sacamos a la venta setenta hectáreas no las compraría nadie, por lo que el suelo que se saque debe ser selectivo, son las viviendas de protección las que pueden tener mejor salida», dijo.
Los técnicos dan por hecho que en el presente ejercicio ni se testará el mercado. La idea, avanzan, es encargar un estudio completo y serio sobre la capacidad de absorción de las 6.035 viviendas que contempla el Plan Rogers y a partir de ahí buscar compradores.
El plan de negocio de la operación del soterramiento preveía que en el presente año se vendiesen suelo por valor de 108 millones de euros. De estos ingresos, 65 millones eran para el sindicato bancario en concepto de amortización del crédito y los intereses del préstamo de 400 que concedió a la sociedad.
Ahora habrá que renegociar, aunque las mismas fuentes restan importancia a este cambio. De momento, argumentan, se han gastado entorno a los 200 millones del crédito y está contemplado que el 1 de enero de 2016 haya que devolver a las entidades 125 millones.
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.