elnortedecastilla.es
Miércoles, 16 abril 2014
tormenta
Hoy 11 / 23 || Mañana 10 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Habría que lograr despolitizar el Instituto Cervantes»

LENGUA

«Habría que lograr despolitizar el Instituto Cervantes»

José Antonio Sierra, impulsor y exdirector del centro en Dublín, cree un despilfarro la convocatoria de cumbres del español como la celebrada en Salamanca

30.07.12 - 01:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cobra importancia entre los gestores culturales la idea de que la 'lluvia ácida' en forma de recortes que viene perforando irreversiblemente el sector requiere de un proceso de reinvención. ¿De la destrucción de la oferta cultural tal y como la conocemos puede resurgir un modelo de gestión sostenible? Sí, con la autofinanciación. Es la solución del abulense José Antonio Sierra Lumbreras (1936, Villanueva de Gómez) al déficit en las cuentas a que se ven abocadas las entidades que durante muchos años han necesitado fondos públicos para desarrollar su labor. «Si no hay dinero, no se puede inventar», sentencia el castellano y leonés.
Sierra ha dedicado casi cuatro décadas de su vida a la enseñanza del español fuera de nuestras fronteras. Ha residido en Francia, Reino Unido e Irlanda. En Dublín creó y dirigió desde 1970 el Centro Español de Documentación, posterior Instituto Cultural Español, que pasaría a formar parte de la red del Instituto Cervantes a partir de 1991. «Inicié el Instituto con una ayuda gubernamental de 30.000 pesetas y cuando cesé en 1994 tenía un superávit de 22 millones de pesetas», cuenta quien construyó el germen del Cervantes de Dublín en la prehistoria de la democracia española, siguiendo la estela de los centros homólogos de Francia, Italia y Alemania.
Algunos de los datos arrojados la semana pasada durante el encuentro de directores del Cervantes en Salamanca desvelan que la pujanza del español en el mundo es una realidad. A juicio de Sierra, la gestión de este activo inmaterial ha de seguir en tiempos difíciles una líneas de acción que persigan la autosuficiencia, al menos en los países desarrollados. Una de ellas es la moderación en el gasto, por lo que considera la reunión de Salamanca un despilfarro. En su opinión, la austeridad debe ir acompañada de la despolitización de la punta de lanza de la cultura española en el exterior: «Cada vez que hay un cambio de Gobierno, hay un cambio de director en el Instituto Cervantes. La cultura debería ser totalmente independiente», lamenta. Y sugiere la eliminación de las designaciones directas y la elección de directores mediante la «creación de una comisión en la que estén representados cada uno de los partidos políticos de las Cortes Generales».
El exdirector ha enviado al equipo directivo del Cervantes y a las autoridades competentes un plan de autofinanciación que pasa por la descentralización y la cooperación con asociaciones y entidades locales del país donde esté situado el centro: «En Dublín contábamos con cien secciones del libro español repartidas por todo el país en colaboración con bibliotecas públicas de toda Irlanda. El Instituto utilizaba sus recursos materiales y humanos. En los cursos de español se colaboraba con todos los que ya exitían en el país. Si se centralizaba la enseñanza se necesitaban más recursos, aumentar el presupuesto». En su propuesta, la difusión del idioma en simbiosis con el país receptor incluye también la contratación de personal local.
Sierra considera imprescindible la «transparencia y máxima información de los presupuestos», así como evitar las duplicidades de servicios con las embajadas. Insta a la búsqueda de patrocinios y a la revisión de cuestiones prácticas como el número mínimo de matrículas para lograr la rentabilidad: «En algunos centros, con cinco matrículas es suficiente para iniciar un curso de español. Es algo antieconómico, que cuesta mucho al contribuyente español». Según su experiencia, debería haber un mínimo de diez o doce.
Como herramienta de desarrollo local, la dinamización de la industria en torno a la enseñanza del español en casa puede suponer un estímulo para el ensombrecido sector turístico. Castilla se presenta como destino idóneo para aprender la lengua de Cervantes. El profesor abulense comparte el horizonte trazado desde la Junta en el II Plan del Español como lengua extranjera 2012-2015, que apuesta por el apoyo a la actividad empresarial y el impulso del empleo, pero detecta deficiencias en la gestión práctica del flujo de estudiantes.
Inmersión lingüística
«Habría que incluir a los pequeños municipios en la enseñanza del español. A veces un estudiante extranjero prefiere vivir en una comunidad más pequeña y hablar español todo el día», propone ante la concentración de los centros de idiomas en las capitales, con claro liderazgo de Salamanca. Sierra cree fundamental la existencia de una Asociación de Profersores de Español para Extranjeros, una nacional y otra regional: «Esto permitiría que el resto de profesores del mundo estrechen sus vínculos con Castilla y León. Resulta sorprendente que en España no haya ninguna y sí en otros países», denuncia.
A la luz de la demanda, algunas provincias andaluzas ocupan un lugar preferente en cuanto a la recepción de extranjeros que llegan con la intención de estudiar español. José Antonio Sierra ha observado un fenómeno (lo que él llama colonialismo lingüístico y cultural) que juega en contra de la dinámica del turismo idiomático y de la cultura autóctona: la falta de integración de ciertas comunidades extranjeras en localidades costeras, esos 'paraísos guiris' donde cuesta encontrar un menú en español y los vecinos tienen que pagar los gastos de traducción en las reuniones de la comunidad. Una actitud favorecida por la población local: «Nosotros les damos todos los servicios en su idioma, ¿para qué se van a molestar en aprender? Y son personas que llevan años aquí. El peso del sector turístico en Irlanda, Francia o Inglaterra es también importante pero vaya usted a una comisaría en Reino Unido y diga que le informen de una calle en español. Aquí estamos dispuestos a renunciar a nuestro propio idioma en nombre del turismo».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Habría que lograr despolitizar el Instituto Cervantes»
El periodista y filólogo José Antonio Sierra. / R. Hernández
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.