elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 7 / 11 || Mañana 4 / 9 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
131 perros, 53 gatos y la cabra

ZAMORA

131 perros, 53 gatos y la cabra

26.01.10 - 01:03 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Sociedad Protectora de Animales Scooby Zamora, que está integrada en una red internacional de protectoras y desarrolla su trabajo en colaboración con la asociación Scooby de Medina del Campo (Valladolid), ha visto multiplicada su labor de asistencia y cuidado de animales abandonados en los últimos meses.
La asociación zamorana, que desde su creación el año pasado es la encargada de gestionar el centro municipal al que se trasladan los animales abandonados en la ciudad, ha dado a conocer los datos de recepción de perros y gatos en este centro durante los últimos años, que ponen de relieve un alto incremento en el número de ejemplares de animales de compañía a los que su dueño abandonó. A lo largo del año 2009, el centro municipal recepcionó un total de 131 perros, 53 gatos y una cabra. El número total de animales, 185, supone un incremento del 37% con respecto al año 2008, cuando la perrera municipal acogió 103 perros y 32 gatos. Si se compara con los datos de dos años antes, en el 2009 el número de perros recogidos se duplicó, al pasar de 66 a 131, y en el caso de los gatos, se pasó de tan sólo dos a 53.
Libro de registro
El libro de registro de núcleos zoológicos de Castilla y León revela además que el centro municipal de recogida de animales de Zamora recepcionó 66 perros y ocho gatos en el año 2004; 83 perros y dos gatos al año siguiente; y 75 perros y dos gatos en el 2006.
La asociación Scooby se encarga de acoger el animal desde el momento que es recibido en el centro municipal situado en el polígono de Los Llanos. Son los integrantes de la Policía Municipal y los operarios de la empresa Zamora Limpia, concesionaria del servicio municipal de recogida de animales, los que se encargan de llevar a los animales de compañía abandonados hasta las instalaciones que gestiona la protectora, que asume su cuidado a partir de ese momento. De forma circunstancial, en algunos casos de especial complejidad, el Ayuntamiento de Zamora ha solicitado la colaboración de la sociedad protectora de animales Scooby para que sea ella la que recoja el animal y lo traaslade al centro. Lo primero que se realiza con los ejemplares que llegan a las instalaciones es intentar identificarlos y para ello se comprueba si llevan algún sistema de identificación, bien sea mediante una chapa o el microchip que en municipios como el de la capital zamorana es obligatorio para los perros.
Desparasitación
Luego se ubica a los nuevos huéspedes del centro en los cheniles, donde disponen de un espacio acondicionado para que duerman, y se les proporciona tanto agua como comida. Además, se someten a la revisión de un veterinario para comprobar que no padezcan ninguna patología o lesión. Posteriormente, según han explicado fuentes de la protectora, cada animal es censado y registrado tanto en el registro municipal de animales de compañía como en los libros de registro de núcleo zoológico. Se elabora un informe y, si el animal dispone del microchip de identificación que obligatoriamente debe implantarse a los perros, se inicia el proceso de localización del dueño del animal.
Los servicios municipales se ponen en contacto telefónico con el propietario para informarle de que la mascota se encuentra temporalmente en la perrera municipal y explicarle los trámites que debe seguir para recuperarla. En caso de que el animal carezca de sistema de identificación, se le aplican los tratamientos correspondientes para garantizar su desparasitación interna y externa y se le ubica en un chenil adecuado a sus características. En él permanecerá un tiempo mínimo de 21 días a la espera de que aparezca el propietario. Transcurrido este tiempo y para evitar su sacrificio, el animal pasa a ser propiedad de la Sociedad Protectora de Animales Scooby Zamora, y se envía a las instalaciones de esta protectora en Medina del Campo.
A partir de ese momento, la asociación inicia el proceso de adecuación sanitaria del ejemplar y la búsqueda de un nuevo propietario. Primero se le administraal animal la vacuna tetravalente con fines preventivos y la antirrábica, para después proceder a ponerle el microchip y esterilizar el animal en el caso de que sea adulto. Si fuera un cachorro, se sigue el protocolo de vacunación aconsejado por el veterinario. En caso de que se detecte cualquier síntoma de enfermedad, el animal es trasladado de forma inmediata a la clínina veterinaria San Agustín de Toro para recibir allí el tratamiento oportuno.
El centro municipal de recogida de animales abandonados permanece abierto los 365 días del año debido a que los perros y gatos allí acogidos no entienden de laborables y festivos y todos los días del año necesitan que se les proporcione agua y comida y se limpien sus instalaciones.
El horario de atención al público es de 12.00 a 14.00 horas. La Protectora Scooby Zamora, encargada de la gestión del centro, garantiza de que todos los cheniles ocupados se limpian diariamente y que los animales salen al patio para su esparcimiento, en grupos de animales afines, al menos durante una hora al día.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
131 perros, 53 gatos y la cabra

Dos inquilinos del centro municipal de acogida de animales de Los Llanos se asoman a una de las rejas. :: LUIS CALLEJA

131 perros, 53 gatos y la cabra

Una voluntaria de la asociación juega con varios cachorros. :: LUIS CALLEJA

Semana Santa Zamora
Programa, confradías, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.