elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 8 / 18 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
En el fogón, cacaforra y cucurril

ZAMORA

En el fogón, cacaforra y cucurril

Decenas de personas rebuscan entre la hojarasca de los montes sanabresas los <strong>exquisitos hongos </strong><strong>que crecen en la zona, que pueden reportar hasta 300 euros con un día</strong> de trabajo

01.11.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Parecía que no iba a llegar y finalmente, con un mes de retraso, llegó la temporada de setas gracias a las lluvias del mes de octubre y las temperaturas altas de finales de este mes: 21 grados se registraban ayer a las cinco de la tarde en Hermisende, en la Alta Sanabria. El sol y un terreno abonado con las hojas y restos vegetales en proceso de putrefacción han contribuido a la explosión de hongos en la comarca de Sanabria y Carballeda.
Las heladas de finales de octubre hacían temer a los recolectores que este año el curcurril (macrolepiota procera) no llegaría al mandil, como invoca el dicho popular de la tierra. Y aún más doloroso que no meter cucurril en la sartén es no meter… boleto en el cesto, el hongo que aporta los más aromáticos beneficios a los temporeros.
Hay quien recomienda entre bromas pedir la semana de vacaciones y dedicarse al 'piecing', que no es otra cosa que ir a pie a todos los escondrijos donde se ocultan estos hongos tan deseados ahora, como descalificados en el pasado con el sustantito de 'cacaforra'. Si en los mercados donde se exporta de Madrid, Barcelona, País Vasco, Francia e Italia conocieran el nombre vulgar de esta seta, seguro que se lo pensarían a la hora de metérsela en la boca.
La propuesta no está mal si con dedicación se pueden sacar hasta 300 euros diarios por llenar las cestas de toda la familia. Nadie lo quiere reconocer, pero viene gente de las ciudades con el pretexto de ver a la familia y lo que quieren es ver la cesta… pero llena.
El hielo matutino que asomó ciertas mañanas no fue de intensidad para afectar al terreno donde se expanden los micelios de decenas de variedades de hongos.
Este fin de semana de Todos los Santos ha representado el momento álgido de la recolección, que para los habitantes de la comarca ya comenzó hace una semana, aproximadamente. Ayer los pinares, los castañares y los chaguados tenían más que compañía, multitud de seteros, cesta en mano, palo y un interés desaforado por rebuscar entre la hojarasca.
Cura para el colesterol
La fiebre es de tal calibre que es complicado encontrar a gente paseando por los pueblos durante las horas de luz. Los médicos de los pueblos están contentos porque los pacientes están haciendo cura de salud en el monte, paseo arriba, paseo abajo, que contribuye a rebajar el colesterol, los nervios y las depresiones. Es más, casi como en un larga jornada laboral jubilados, estudiantes, adolescentes, amas de casa, asalariados y no pocos empresarios, también, echan horas entre las escobas y los pinos.
El trabajo empieza pronto, sobre las siete de la mañana, cuando el sol empieza a encaramarse por el horizonte desde el este. Más del 90% del producto no se quedará en la nevera de casa, ni en el arcón congelador de la cuadra, sino que una decena de empresas comercializadoras están celebrando el agosto, ahora, a mediados de otoño.
Los restaurantes están haciendo acopio de las setas que luego aparecerán en cartas y menús.
Es verdad que con retraso, desde hace unos 15 días se ha intensificado el trabajo de ir a recoger por los pueblos, en furgonetas, el fruto más típico del bosque atlántico.
En Puebla tres chavales recogieron 20 kilos de boletus, y se repartieron 40 euros para cada uno. Los más entendidos no se conforman con los hongos de la lista general y van a lo más selecto, allá por los pinares de Justel, Manzanal de los Infantes, Sejas … Amanita Cesarea, un hongo de sangre azul pero que es muy importante distinguir por su similitud con la mortal Amanita Faloide.
Pero sin duda quien ha tenido más mérito es el modesto cucurril. En las guías antiguas el pobre estaba considerado como especie sin interés culinario. En las actuales publicaciones ya figura como un hongo de interés para los pucheros y los restaurantes, aunque los sanabreses ya lo sabían desde hace generaciones, al ser la única seta de consumo masivo en la comarca cuando hacía explosión la temporada micológica. Hasta hace dos décadas el desconocimiento sobre las propias setas de la zona era casi absoluto y ahora el cucurril llena la mesa de la cocina. Los expertos piden que no se coma ninguna seta sin seguridad. De ahí que las dos más seguras para la generalidad de los paladares sea cacaforra y cucurril.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
En el fogón, cacaforra y cucurril
Dos buscadores de setas muestran sus ejemplares. / A. SAAVEDRA Un vecino de Hermisende selecciona sus cucurriles. / A. SAAVEDRA
En el fogón, cacaforra y cucurril
Un vecino de Hermisende selecciona sus cucurriles. / A. SAAVEDRA
Semana Santa Zamora
Programa, confradías, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.