elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 1 / 9 || Mañana 0 / 9 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El secuestro del 'Alakrana' a manos de piratas somalíes cumple una semana

ESPAÑA

El secuestro del 'Alakrana' a manos de piratas somalíes cumple una semana

Las negociaciones «van bien», según un experto, mientras los atuneros vascos se dirigen a las Seychelles con mercenarios

08.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El secuestro del 'Alakrana', el atunero de Bermeo capturado por piratas somalíes la noche del pasado día 2, cumple una semana, sin ninguna novedad, y ya supera el cautiverio del 'Playa de Bakio', liberado en abril del 2008 después de seis días. En aquella ocasión el buque pudo regresar tras el pago de un rescate de un millón de euros, como confirmaron entonces fuentes de la negociación. Esta vez los piratas han pedido una cifra incluso superior, según adelantó este periódico. Sobre la marcha de las negociaciones, el que es considerado como máximo experto de referencia en los secuestros de Somalia, Andrew Mwangura, director del Programa de Asistencia a Navíos del Este de África y mediador en numerosos casos, aseguró ayer anoche desde Mombasa que la situación del 'Alakrana' es «buena», en el sentido de que se han establecido las bases para negociar.
La tripulación, con ocho gallegos, siete vascos, un andaluz y 20 marineros de seis países, está bien. La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, dijo que el contacto con el 'Alakrana' «es indirecto, desde el barco se llama al armador y es éste el que se comunica con nosotros, como mínimo, una vez al día».
La gestión y el pago del rescate suele correr a cargo de la compañía y sus aseguradoras. Por otro lado, debe tenerse en cuenta que para cualquier gobierno un rescate es una cuestión delicada, y oficialmente prefiere mantenerse a distancia y en un discreto segundo plano. Es aquí donde tiene un papel decisivo el embajador de España en Nairobi, Nicolás Martín Cinto, que ha mediado eficazmente en al menos tres secuestros en Somalia en los últimos dos años -un médico, un fotógrafo y el 'Playa de Bakio'- y conoce los difíciles canales de comunicación en este torturado país del Cuerno de África. Él mismo habló con el capitán en la primera ronda de llamadas permitida por los piratas. El secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro confirmó, en contradicción con la ministra Espinosa, que la Embajada tiene «una comunicación diaria» con la tripulación retenida y que el rescate sigue «las mismas pautas» que en otras ocasiones.
Portavoces del Ministerio confirmaron que el buque sigue en el mismo lugar, fondeado a 1,47 millas de la costa somalí de Haradhere, y vigilado de cerca por la fragata española 'Canarias' y la francesa 'Germinal'.
Entretanto, siguen llegando a Victoria, la capital de Seychelles donde tiene su base la flota española del Índico, más atuneros que esperan incorporar soldados privados (mercenarios) en los próximos días. Tanto las armas como los nuevos cuerpos de seguridad, cuatro en cada buque, llegan el viernes. En puerto ya había dos naves, el 'Intertuna 1' e 'Intertuna 2', pero ayer llegaron el 'Intertuna 3' y el 'Artza'. Son la mitad de los ocho atuneros con bandera de Seychelles, pero de propiedad española, que dado su pabellón pueden contratar militares privados de élite con todo tipo de armamento.
El Gobierno español no ha querido dotar de soldados a la flota española, al contrario que Francia, pues argumenta que legal y operativamente es imposible, y sólo permite agentes de seguridad privada con un arma larga.
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.